About us021

This author has not yet filled in any details.
So far us021 has created 39 blog entries.

Important trade mark changes proposed in Argentina

Author: Castrillo, Carlos V.
Published in: Marques 16/01/2018


Today we bring you a guest post written by MARQUES member Carlos Castrillo:

On Thursday 11 January 2018, Mauricio Macri, Argentina’s President, issued an emergency decree, with almost 200 articles, aimed at simplifying numerous administrative procedures before the National Administration.

Among the many issues that the emergency decree touched (ranging from new rules for civil aviation to electronic communication), we find changes regarding trade marks that many European brand owners will be very excited about. However, it should be noted that the decree will not go through if there are objections from the Permanent chamber of the Congress. There is a 10-day deadline after publication for this. So stay tuned!

The changes to the trade mark opposition procedure are as follows:

  • Oppositions should be filed electronically
  • There will be a reduction from twelve to three months in the cooling off period in which to negotiate the withdrawal of the opposition or the application
  • If the opposition is still standing, the Trademark Office (TMO) will take a decision and there will not be mandatory mediation or a court procedure as there is now
  • The final details of the procedure are still to be set, but it is expected that both parties should have an opportunity to be heard and to provide evidence
  • Both parties would have the opportunity to appeal the TMO decision with a 30 days deadline after being notified of it

Other proposed changes are:

  • The TMO will also decide on any question regarding trade mark cancellation for lack of use and nullity
  • The sufficient proof of use needed to keep the registration will be framed from any article or service (as it is now) to articles or services duly related between them. Therefore, cancellations can be partial for some goods or services covered by a trade mark not used related to them
  • After five yeas of issuance of a trade mark, and before a one-year deadline, its owner must file a sworn declaration describing its use.

The latter is a reminder of the system in the US and may not be so popular among European brand owners, but we expect that the below change will be viewed as good news:

According to the Decree, the TMO is given the competence to change any procedure if the change is needed to speed up the granting of trade marks and the costs. This could be one or more of the following:

  • Abolition of relative grounds refusals
  • Acceptance of multi-class filings
  • Granting of a trade mark on a preliminary basis before publication, i.e. pre-grant before opposition

MARQUES has been a supporter of the first point and will welcome the second whereas the third will not be so welcome since MARQUES is in favour of post-opposition registration.

The decree is a really interesting example of political vision that shows where Argentina wants to focus itself regarding trade marks.

Many elements are very interesting for brand owners, whether they are local SMEs or global companies. However, when it comes to cancellation actions, there is a risk of objections from the community. One would need to understand the difference between the political situation in Argentina and e.g. Europe.

It is contained in the Argentine constitution that no official may remove a piece of property from an individual or a business, and it creates a security that may be necessary to hold on to for some years to come. One has to consider what would happen if the former government were to return to power and they might at that point have gained the right to cancel and declare null the trade mark registrations of international businesses. Congress may still feel that this is better left to the judges so that businesses are not put at risk with the changes of government in the years to come.

There are many changes in the emergency decree that are very welcome and that will remove some of the strange fundamentals that we are used to in Argentina. It will hopefully bring the Argentine trade mark procedure more in tune with the rest of the world – with one word of caution as regards the cancellation actions.

We will report back to you when the dust settles after the debate in Congress.

Go to Marques
Important trade mark changes proposed in Argentina2018-02-16T18:20:56+00:00

Movement afoot in the patent scene in Argentina

Published in: The IPkat


Kat Friend Carlos Castrillo of Castrillo & Castrillo has brought to our attention a promising development with respect to IP practice in Argentina, which should be of interest to all patent practitioners.
Until now, a typical patent application in Argentina can be expected to take up to three years from the filing date until the commencement of the case processing. After that, it can often take up to 10 years before a patent is issued. That is, if you are lucky enough to have your patent application accepted. In fact, however, the rejection rate for applied patents is substantial. All of this meant that Argentina is often off the radar of patent filing programs.

But then came the election of Mauricio Macri as President in 2015 and more recently, the appointment of a new President of the Trademark and Patent Office, Mr. Damaso Pardo. In a word, as Mr. Pardo has stated, from the vantage of IP, “Argentina now opens again to the world”. This means reforming an admittedly cumbersome, slow and protectionist system. Exhibit “A” is the movement afoot to significantly improve the patent examination and registration process.

Most notably, Resolution 056/2016 provides that the National Patent Administration be authorized to benefit from the substantive examination previously carried out by certain other patent offices, with the goal of reducing examination workload and improving patent quality. When implemented, this should shorten the time period as well as reduce the resources required by an examiner when reviewing a patent application. In addition to collaborating with other foreign patent offices, INPI and the USPTO commenced in March 3, 2017 a Patent Prosecution Highway (PPH) pilot program to increase efficiency and timeliness of patent examinations. The trial period for this program will end on March 2, 2020.

This means that a system similar to the PPH has been put in place, and it should significantly reduce the examination time for patents. One optimistic estimate foresees that examination will take place within 60 days. Moreover, implementation might also mean that that Argentina will become fully able to enter the PCT system. The Argentinian Office is working with the Danish Office as a partner to develop the new practice.

Regarding the PCT, there are no time frames yet. One should bear in mind that this is not only an administrative decision, but it would have to be approved by Congress, and a formal proposal amending the law has not yet been filed.

IPKat says–welcome news! Keep up the good work and we look forward to further reports on this promising development.

Go to The IPKat

 

Movement afoot in the patent scene in Argentina2018-02-16T18:19:19+00:00

Ambush Marketing in Argentina

Author: Castrillo, Carlos V.
Published in: LA LEY 08/07/2014, 08/07/2014, 4 – LA LEY2014-D, 162
Online: AR/DOC/2236/2014


 

I. Introduction

Given the 2018 Youth Olympics to be organized in Buenos Aires and the petition filed by AFA (Argentina Football Association) to organize the Soccer World Clubs Championship, it will surely be necessary for our country to incorporate rules in its legislation to discourage AMBUSH MARKETING as was the case in countries such as Australia, New Zealand, Canada, China, USA, India, South Africa, Russia and recently Brazil. Therefore it is necessary to review the analysis of such phenomena, keeping in mind the purpose sought by these laws, the advertising practices related to them, and the constitutional limitations to such ruling.
Considering this scheme, we shall discuss around the concept of Ambush Marketing, describing then the different cases of advertising considered to be so.

This description shall allow us to understand the legal rights protected and the constitutional limitations to such protection against this practice.

Finally, we shall enumerate the conclusions to which we have arrived.


II. Ambush Marketing

 

a. Concept

 

The term was coined by Jerry Welsh, the publicist who was hired by American Express to design campaigns for this company and take advantage of the existing gaps regarding the legal framework of the sponsorship of events. He explains the need of such practice as follows:

 

The roots of Ambush Marketing can be found in several phenomena typical of modern sponsorships: the escalating prices, the distressed imagery, the exclusive category of sponsorships; their routinely poor packaging, their flawed presentation to potential sponsors; and the increasing level of marketing competition in major categories of consumer products and services [1].

 

Advertising through the sponsorship of events became increasingly important [2] when advertisers discovered that it was a friendly way to reach a large audience contrary to the barriers they had to overcome with traditional advertising [3].

 

Ambush marketing gets the same benefit of penetration that advertising associated with an event has, without the costs that have to be paid to the organizer of an event, being also a tool to elude monopoly that any official sponsor has in his particular category in an event.

 

Pineiro Puig thinks that “A general definition of ambush marketing is difficult, for this name can fit in the concept of very heterogeneous practices” [4]. Notwithstanding this, we could synthesize the several existing definitions as: any advertising that without paying royalties to the organizer of an event can achieve, lawfully or unlawfully an association with it, whether directly or by reference to the deployed activities, their geographical location, participating athletes, sponsoring companies and/or the symbolism that represent them.

 

The grounds for this practice can be found in the fact that sponsorship, and since 1984, has been reduced to a single sponsor per category, being him the one who receives all the exclusivity of the event. Apart from that, the costs to be sponsor are becoming higher and higher. Another reason is the poor and imperfect presentation of the sponsorship packages. [5]

 

Therefore, those who are not included in between the elite group of lucky official sponsors, or those who do not have resources to meet such costs, would have no choice but to watch how their lucky competition devour the different market quotas that belong to them, unless such observers try other alternatives to compete for their opportunity to defend it or increase their share.

 

Therefore, Ambush Marketing would be an alternative to circumvent the strict selection made by the organizer of an event and the excessive cost required to participate as sponsor, having the virtue of serving as a mechanism to valuate in more or less the price of sponsorship.

 

If a package offered by an Event organizer would be scarce and the economic pretension too high, ambush marketing would be an alternative against this offer . However, if the package offered has a fair price, those who cannot achieve to be official sponsors will need to invest their money in creative advertising in order to be visible and defend their market share against the competition.

 

b. Some International Cases.

 

It is said that the first Ambush Marketing practices emerged in the Olympics Games in 1984 held in Los Angeles [6], which were the first games that did not require a state subsidy for their economic support.

 

Kodak, failing to achieve to be the official sponsor against its rival Fuji, got more visibility by acquiring the rights to publicize the event from ABC [7] chain and, as a consequence, achieved a greater media exposure than the official sponsor.

 

Nike, who has always been known for not being an official sponsor of these events, made several advertising spots with athletes and the use of the Randy Newman song, I love LA, gaining more recognition than their competition, Converse , the official sponsor [8].

 

c. Classification. Legal and Illegal ways.

 

We follow the classification posed by Jorge Otamendi and his opinion regarding the legality or not of the following activities [9].

 

i. Ambush Marketing infringing the intellectual property rights of the Organizer.

 

It is not usual for someone doing Ambush Marketing to be so innocent as to infringe intellectual property rights of third parties. However, this happened in the World Cup in 1994.

 

American Express was sponsor of the event, and it had the exclusive right to use the trademarks of the organizer (FIFA) on all card payments and access to accounts. Sprint, the sponsor of long distance communications began to use such trademarks on prepaid phone cards, without authorization. The case, aside from being a trademark infringement legal issue, implied the breach of a contract. Both parties were official sponsors and the discussion was centered on whom overran the right of the other [10].

 

As we mentioned before, it is not reasonable for someone doing Ambush Marketing, who needs to hire a highly creative and costly advertising agency, not consulting previously lawyers to avoid infringing intellectual property third party rights.

 

However, those who want to associate their brand to the event, may use the designation of generic names such as the name of the sport, expressions of encouragement, such as,  – Come on Argentina-, team colors, or symbols associated with the tournament, or even the name of other sponsors or even refer to intellectual property rights, ingeniously, without mentioning them.

 

In these cases, the judges will probably have to analyze the registrability as trademarks of those signs registered and denounced to be used and, to check for confusing similarity or trademark infringement, which normally does not exist when an association with the event is achieved without infringement of intellectual property rights.

 

In 1984, American Express, having been excluded against Visa as an official sponsor had to tolerate an advertising that said “bring your Visa because the Olympics do not accept American Express” but this gave start to a war against his rival in Barcelona 1992 and in Norway in 1994 with an Ambush Marketing slogan that could be summarized as “You do not need a visa to attend the games,” referring to the permit to go to the country that was not required in any of these countries, but obviously by playing with the name of his opponent and associating therefore the main sponsor of the event to their brand [11].

 

ii. Ambush Marketing deceiving the public regarding the relationship in between the Organizer of the event and the brand owner.

 

This kind of advertising is misleading and violates basic standards of fair trading. It is true that every advertising that seeks to join the event in some way creates in the consumer’s mind, like cheating, a nonexistent relationship. However, one thing is that the consumer can believe in something, induced by advertising and another thing is that the advertising directly suggests it.

 

iii. Ambush Marketing managing to associate to the event without deception or infringement of intellectual property rights.

 

It may be supported in the constitutional right of freedom of speech [12].

Also, if there are no third party property rights infringed and finally when the organizers of events must honor agreements with athletes, teams, stadiums, cities, existing advertising guidelines, etc.

 

There are a wide variety of examples that could be classified in this category as follows:

 

1. Purchase of advertising space before, during or after the event.

 

When Kodak lost the possibility of sponsoring the Olympic Games of Los Angeles in 1984 it acquired rights of advertising from ABC and consequently achieved greater exposure than the official sponsor.

 

2. Static advertising in the area of influence of the event.

 

If the organizers of an event do not take the precaution of hiring all advertising space in the area of influence of an event, a company could associate to it by hiring many posters and achieving a visibility that could associate it to the event.

 

3. Delivery of goods free of charge to those attending the stadiums.

 

P&G, in July 2009, distributed 24.000 tubes of its famous fries outside the stadium. The public received them gladly and entered the stadium with them. The tubes were green and read “These are not tennis balls tubes”, which was quickly the subject of comment in various media programs and it was considered a great strategy of P&G who was not an official sponsor of the event [13].

4. Advertising with images or words that create an association with the event or a sportsman.

 

The name of the sport of any event (football, rugby, golf, tennis or Olympic sports) is a common word that should not be monopolized by anyone. Something similar happens with copyright: the expression of an idea is what is protected, but never the underlying idea, which remains in the public domain.

 

Pretending to monopolize a common word or an underlying idea related to an event by the event organizer would violate article 16 of the national Constitution (equal rights) and, in many cases, would violate property rights already acquired.

 

By the time the French Marie Jose Perec won 400m on July 31st in 1996, L’Equipe, sports newspaper, published a full page advertisement with the results of Atlanta. This athlete could be seen in hard effort with the slogan Veni, Vidi, Pepsi, phrase on which the descendants of Julio Cesar, if they could be found, could not claim any rights. After that, another phrase read….Marie Jose Perec, official representative of an unofficial drink in Atlanta. [14]

 

5.Prizes related to the event (tickets, t-shirts).

 

This kind of advertising, unless there is legislation expressly prohibiting it, or in case of piracy or infringing  goods, should be considered a legal practice.

 

Nevertheless, the raffle of tickets could be considered illegal when they are marketed despite the written advice expressing that their use as a promotional mean in commerce must be expressly authorized by the organizers of the event.

 

6. Sponsorship of teams, athletes, stadiums, cities.

 

Just as the organizer can be regarded as owner of the event, the teams, athletes, stadiums and cities that celebrate the event have property rights over them and in the absence of contractual provision or legal rules as the new art. 40.3 of the Olympic Charter [15], the tournament organizer should not be given any privilege over the rest without offending the right to equality and property established by Article 16 and 17 of our national Constitution.

 

In the Olympics in Barcelona, 1992, Michael Jordan managed to cover the Reebok logo (official sponsor) of his team shirt, which he had to use when ascending to the podium, with the American flag, hiding it in a patriotic attitude and therefore managing to be loyal to his personal sponsor, Nike. [16]

 

d. Strategies to avoid or reduce the risk of Ambush Marketing.

 

Therefore, the Ambush Marketing is an advertising strategy aiming to achieve an association to an event getting the advantages of this type of advertising without having to pay the costs of interacting with the sponsor. It should not necessarily mean less investment but the lack of contribution to the event organizer.

 

Considering all the different alternatives of associations with events that different companies hold, event organizers should plan strategies to prevent this practice to occur, by: buying advertising space in various media in advance or reaching agreements with their holders; agreeing with all participating athletes about their rights and obligations, under penalty of not being accepted as participants; setting conditions and limitations on the free sale of tickets; preventing access to persons wearing unauthorized trademarks, and finally, making a strategic approach to be able to guarantee the product characteristics that, ultimately, are aimed to offer for sale. In other words, the exclusive advertising right for the sponsors of the event.

 

All those aspects that would not be stipulated in agreements with third parties, could not then be required to be honored by such third parties and companies who are not sponsors, since they would have the right to make use of such opportunities that are in the public domain [17]


e. Special laws.

 

A modern tool to fight against Ambush Marketing has been the enactment of special laws prohibiting many of these actions in a previous, concomitant and post-event period, creating a “real” administrative right similar to intellectual property rights [18], which, as such, is enforceable against third parties even if there is no contractual relationship with them.

 

For this reason, by creating “in rem” rights artificially (that means opposable to third parties), which would not exist until the enactment of such laws, the valuation of official sponsorship will raise, while monopoly would be more strict and closed. This will not necessarily mean the disappearance of Ambush marketing, since there will always be “safe harbors” where companies can seek refuge to associate to the event away from condemnation.

 

It is important to mention that during the London Olympics and despite the laws prohibiting actions to achieve the association with the games to those who were not sponsors, Nike, masterfully was able to prove that the association can be achieved without breaking the law, as it is evidenced by the add “Find your Greatness “[19].

 

With the purpose of achieving this result, Nike launched its add the same day as the opening of the games, in 25 countries, while being performed by different people playing different sports, in no English cities but whose names were London, with an off voice in perfect English, therefore inducing and not suggesting an association of the trademark with the event.

 

Going back to special laws, they should of course have constitutional support to create these artificial exclusivity rights same as it happens with the laws of trademark, patents, copyrights, among others..


f. Constitutionality of such a closed protection.

 

If laws could consider illegal any kind of relation or association in between a brand and any given event, we will fall inevitably on the violation of the right of free speech.

 

Just think on the fact that no news agency dealing with the event could do advertising related to it since the announcer would be immediately associated with the event because of the news.

 

An authorization requirement of the event organizer to the agency would clearly violate free speech.

 

In other words, considering ambush marketing as illegal in a broad sense has to deal with the affection of free speech.

 

But this limitation or safe harbor regarding Ambush marketing is also seen in different IP rights… Criticism or news regarding trademarks, inventions, movie premiers or books have to be tolerated by their IP right owners. Someone may argue that in these cases the trademarks are not associated with advertising. It is true, but what are the limits between association during advertising and the infringement of the right of free expression?

 

Unfortunately, for those organizing events there are not too many solutions except for the ones that have been put on practice and have been mentioned above. It is true that events could be much more profitable if ambush marketing ceased as a practice, but freedom of speech would be threatened and the social cost of it would be much higher.


g. Analogy with other legal fields.

 

The economical consequences that have been shown through the practice of ambush marketing exist in other legal fields and what we can learn from them is not different from what jurisprudence and doctrine have been asserting regarding ambush marketing.

 

For example, see what happens in mining. The discoverer of a mineral or oil deposit will have to tolerate that after making public his discovery all adjacent properties next to such discovery could be taken by third parties who had never contributed to it.

 

The remedy for the discoverer is to invest in the acquisition of all the possible adjacent areas and to invest in the them to prevent cancellation frame the State. Due to the large investment, it is rarely possible to achieve this end, and third parties, taking such a free ride have to be tolerated.

 

Nobody has ever declared the conduct of an explorer who knowingly claims for adjacent areas to a discovery as illegal or dishonest.

 

Notwithstanding this, the Mining Code, and on a clear recognition of the existence of an “in rem” administrative right allows the discoverer to claim for some adjacent areas with priority[20]

 

Another issue would be that such third party suggests to potential investors that he is the same person to the discoverer and that any investments in his property, and because of being contiguous to the discovery initially made would be associated to the latter.

 

However, it would not be unlawful for a third party, to induce investors to think about the high possibility that the discovery could be replicated in his property, meaning that there is an association between his potential mine and the one that was discovered by his neighbor.

 

In Real Estate we can find something similar. Many projects increase the value of adjacent properties. It is not illegal or dishonest to decide not to invest in such ventures and instead invest in adjacent properties whose value, because of this existing projects, will surely rise. If any entrepreneur would want to prevent third parties from such “free riding” he has no other alternative than to acquire a more extensive area so that the added value by the given project remains in his property and does not go to third parties.

 

Once again, the third party shall not mistake others pretending to identify himself with the owner of the project. He surely can try to share some sort of associative idea if the project is promising, by inducing the third party that if would be the same to invest in the initial project than in his, which would be legal.

 

Finally, we can find several examples of AMBUSH REGISTRANTS or AMBUSH USERS in Copyright or Patent laws.

 

If a patent applicant does not claim correctly the object of his invention, or if it does not achieve to fully protect the invention, any third party going beyond what is strictly claimed will not act illegally.

 

In Copyright what is protected is the expression, not the underlying idea. If the author mistakes the commercial strategy connected to his right, he cannot blame a third party, that although based on his idea, committing no plagiarism, achieves much greater revenues.

 

III. Conclusions

 

  1. Ambush Marketing has clearly defenders and detractors.
  2. It is an international phenomenon primarily associated with sport
  3. Nobody doubts about its illegality when it violates intellectual property rights or deceives the public.
  4. Suggestion not claiming an association with an event is something different, and here opinions are divided.
  5. There are no good guys nor bad guys. Ones who are official sponsors today may be ambushers tomorrow.
  6. The difference, in our opinion, should be sought between the concept of suggesting and inducing, being suggestion the mother of deceit.
  7. Close protection against Ambush Marketing surely violates free speech.
  8. Consequences of ambush marketing are by no means different of consequences seen on other legal fields.

 

Ambush Marketing in Argentina2018-02-16T18:23:07+00:00

Punitive damages or damages and losses in Trademark Infringements?

Author: Castrillo, Carlos V.
Published in: DJ16/01/2013, 1
Online: AR/DOC/4881/2012


 

Punitive damages or damages and losses in Trademark Infringements?

In the next lines we will review the doctrine of damages for trade infringement in our legislation and in some Court decisions.

We will criticize the arguments given by courts and some authors to support damages in trademark infringement when damages cannot be proven.

Although, and given the support our Courts have given to these particular solution we will try to find a better or legally friendlier solution, by means of the application of punitive damages.

We will discuss about the nature of this legal institute and show it can be applied to trademark infringement cases with the same or better result than the standard and incorrect application of damages and losses theory.

Damages in our Civil Code prior to the recent reform.

Any Court decision regarding the application of damages and losses in general terms would require the verification of the existence of certain circumstances in order to be viable.

First of all, it is necessary the existence of an illegal act.

It means that a legal act can never be the cause for a sentence for damages.

In this regard, Article 1071 of the Civil Code establishes that:

“The exercise of a vested right, or the performance of a legal obligation, cannot operate to make any act unlawful.”

Second, it is necessary that the actor could be objectively attributed to fraud or negligence based on any of the assumptions for the risks he had created.

Article 1.067. For the purpose of this Code, there is no punishable unlawful act when no damage has been caused, of any other external act which could cause it, unless the parties thereto can be charged with dolus, fault or negligence.

Article 1.113 The obligation of a person who has caused damage, extends to the damages caused by the persons dependent upon him, or by the things of which he makes use, or which he has under his care.

In respect of damages caused to things, the owner or guardian in order to be exempted from liability, must prove that there was no guilt, but if damage has been caused by the risk or defect of the thing, he could be totally or partially exempted from liability proving the guilt of the victim or of a third party for whom he must not be liable. (Paragraph incorporated by art 1 of Law No. 17,711 BO 4/26/1968. In force: As from July 1st, 1968.)

If the thing had been used against the express or presumed will of the owner or guardian, he shall not be liable. (Paragraph incorporated by art 1 of Law No. 17,711 BO 4/26/1968. In force: As from July 1st, 1968.)

 

Third, and as it has been mentioned above, the article 1067 already described, establishes that it is necessary the existence of damage.

It does not mean that in an unlawful act, an action does not exist. Therefore, an action will exist to prevent the continuity of the illegal act (as in the event of the cessation of the use of a trademark in infraction) but there will be no cause for a compensation for damages.

In this sense, the damage is in turn defined by Article 1068 which establishes that:

“There is damage whenever another person has caused an injury susceptible of pecuniary appraisal, either directly to the things belonging to him or in his possession, or indirectly on account of the damage done to his person, or to his rights or powers”

In this regard, it means that if there is no damage there is no possibility to order the payment of damages. This problem has been an obstacle for a long time in apparent trademark infringements. The existence of an illegal act could be proved (trademark infringement) but normally it was a diabolical result to make evident the existence of damage in a trademark or its lost profits.

  1. Court decisions prior to 2014 and a change in tendency.

For a long time, our courts considered requests for cessation of use due to trademark infringement, but at the time of deciding on monetary claims they rejected such arguments for lack of evidence of damages, in full accordance with Article 1068 of our Civil Code.

At that time, the only courtroom of the Federal Court had decided in this regard and it was considered that in order to recognize damages it must be proved “a decline in sales or, at least, in the progression of them. [1]

In the 70s, the courtroom 2 of the same Federal Court did not admit the existence of damages when considering that the active party had continued with the right to his trademark allowing him to make use of it without any restriction.[2]

In the 80s, the same court denied the compensation for damages due to a decline in earnings could not be proved. The trademark had not been used and it was merely impossible to prove it.[3] Court 3, at the time, denied a request for compensation which intended to prove a surplus of earnings of the defendant arguing that the impairment cannot be based on the profits of the infringer since there was no necessary relationship between the income and the apparent losses between them. [4]

The truth is that this attitude adopted by the courts encouraged the infringement of well-known trademarks since they obtained considerably benefits compared to any possible damage.

As a result of that, our courts began to consider the Article 165 of the Code of Civil and Commercial Procedure (CCCP) to fix the amount of damage. It establishes that:

The sentence shall fix the amount for the credit or the damages claimed, provided that its existence could be legally evidenced, even though its amount was not justified.

With the purpose of making it legally possible, they had to consider that the damage was evidenced in existence which could only be achieved by “iure et de jure” that is a conclusive presumption of law, by which it was presumed that the mere trademark infringement generated damage.

This posture was not adopted as a result of jurisprudence but it was claimed for the doctrine of the authors during a long time and it was applauded when finally the court assumed it.

In this sense, Silvia Faerman affirms that the mere fact that someone may use illegally a trademark that is identical or confusingly similar to the property of a third party, he is definitely causing damage, and she defends her position by adding that the damage is the undue exercise of a right which belongs exclusively to the owner who is interested in determining the opportunity, the manner and the products and services to be use for his trademark or the authorizations to be used by others. [5]. It is clear that the author equates an unlawful act with damage against the distinction established in the civil code. As a result of this understanding, she justifies the application of Article 165 of the CCCP considering that the damage would be accredited [6]. “Once the use has been proved”, she says, “the existence of damages must be recognized as a logical consequence of it” [7]

On the one hand, Oscar Etcheverry affirms that the return of profits as a compensation method results from the ethical substratum of not allowing the transgressor to benefit himself freely as a consequence of his transgression. [8]

Likewise, Jorge Otamendi, recognizes that the Argentine legal system provides that every damage should be proved but, if it was taken to the extreme, the compensation for damages in trademark matters would disappear.

Moreover, this author admits that the fact that judges have recognized the existence of damages and have stipulated compensation for them would not be a successful solution but, on the contrary, the one who violates the law would be benefited. Finally, he affirms that once it is proved that an unlawful act is in the orbit of the right of industrial property -particularly when malicious behaviors are perceived- both the doctrine and the courts have established that the most valuable solution is to start considering a presumption of damage so that the behavior could not be benefited from impunity. Finally, he concludes by saying that once it is accepted that transgression leads to compensation, the quantum should be established. [9]

On the other hand, Ernesto O’Farrell states that even the judicial decision reached by our judges had not considered that the mere appearance of a trademark infringement may cause considerable damage by exemplifying different assumptions and concluding that it is difficult to measure the value of these circumstances and even less trying to prove them in court. In other words, he makes a hypothesis whose consequence is not necessarily immediate but mediate to use terminology of the Civil Code (art. 902 et seq CC.) [10]

In the view of Gabriel Martinez and Gabriela Medrano Soucasse, the existence of damage is a direct consequence of the violation of the trademark without determining the quantum [11].

In this line, as mentioned above (see footnote 2), it is not an isolated judicial decision. It reveals a tendency which began in doctrine and little by little was accepted by our courts.

 

  1. A formal review to the tendency that allows damages on the basis of an assumption

We believe that these assumptions are not correct in the light of our civil code, which requires the existence of damages as a circumstance that is different from the existence of an infringement even when there is infringement and not damage.

For instance, if I have an utility car that I drive while working during the week but I do not use it during the weekend and a third party steals it from me every weekend giving me money for the use of it but I did not share the profits, I cannot claim for damages achieved. It is true that someone has violated my right to property and this is a criminal offense but I will not have grounds to obtain a compensation for damages due to the main use of the car has been compensated and, as I said before, I was not using the car at weekends. There is an unlawful act which allows me to claim for precautionary measures to safeguard my right, but there is no damage. My attempts to prove that the user will make a profit for it will be in vain (for the division) he does not give to me. If we were not referring to an unlawful use of my car, that profit would be impossible.

With regards to the example mentioned above, it is really easy to prevent the use of a car and even much more difficult to do it with a trademark. It is only an example to illustrate the false idea of considering illegal acts and damage as if they were naturally bound to each other.

Ricardo Papaño comments in a correct article on a judicial decision which denies the compensation claimed and he agrees with the judgment stating that the transgression of the law of trademarks does not necessarily mean that there has been damage in terms of the tort liability, without prejudice to special actions provided by law 22,362. Not to affirm this, would imply that in trademark matters there is an autonomous system of civil liability which does not need due justification of one of its assumptions, which is not true because such system has not been structured in specific legislation which means that it is necessary to refer to the general rules of the Civil Code. He concludes, quoting Bustamante Alsina, that in the case of a conduct that consists of an unauthorized use of a trademark or name belonging to a third party as in any other illegal act, the civil liability of the actor covers this fact that is contrary to the standard (illegality) that must be in causal connection with damage that occurs to a third party and the imputability to him through negligence or fraud or other legal attribution [12]

There is no need of referring to compensation – the actor says- if the existence of damage is not proved, which consists of a requirement connected with the obligation to repair the damage which should be concrete and not abstract. Article 165 of the Procedure Code – he adds – empowers judges to order some compensation on condition that the existence of damage is legally evidenced, not existing in trademark law a presumed damage by law.

It is clear that there are no reasons to grant presumed damages but it is also clear that by not doing so the trademark pricy is encouraged.

In other words, the aforementioned judgment is according to law but it fails in its concept.

 

  1. Search of formal solutions to support the decision on the merits

First of all, we ask whether this solution that is reached even not respecting the Civil Code is sufficient to prevent piracy.

We think not, and that is why we propose in this article another solution that will not only be possible formally but it will also allow to be more practical on the merits because it will be much more efficient in order to deter trademark piracy in full accordance with our legal system.

To this end, we need our judges to be sincere in interpreting the law so that they may dare to put the real name that corresponds to the fundamentals of their sentences.

We understand that when it is said that damage is presumed to allow the transgressor to be unpunished is not a consistent legal construct according to our right if the legal nature we aim to discover tends to compensate damages. However, it reaches a fair judgment compared to the mere denial of the claim for not being able to prove the damage.

From our position, according to the Civil Code and as far as repairs are concerned, it is clear and does not consent the presumption of damage. Consequently, art 165 of the Procedure Code does not apply and it cannot be based on presumptions regarding the existence of damage. Article 165 can only presume the quantum when damage really exists. The mere trademark infringement is not a damage, which is a different concept (unlawfulness) to damage and it can exist even if there is no damage.

For this reason, it is necessary for our judges to recognize the fact that while they are seeking to prevent the transgressor from being unpunished, they are merely imposing them civil penalties. Judges should stop trying to make legal arrangements on the basis of damages law, and as we have already mentioned, it would not be correct.

The application of punitive damages as a remedy against piracy would be perfectly possible for the implementation of analogy, authorized by our Civil Code, in its Article 16, when it says “If a civil matter cannot be resolved, neither by words, nor by the spirit of the law, the principles of similar laws shall be applied”

The analogy is defined as a method of integration to the legal system. It consists of applying a similar or analogous solution to the unregulated case.

In this sense, it is necessary, then, the absence of rules and the identity of legal reasons.

It is evident that, if the civil code is correctly applied to cases of trademark infringement (as Otamendi affirms) is impossible to impose a penalty for damages and there would be no other legal remedy to deter the transgressor not to commit an illegal act within the trademark law. As a consequence, we are in the absence of regulatory coverage and before an identity of reason regarding an existing institute: punitive damages or civil penalties and deterrence.

Therefore, we cannot ignore that for a long time judges refused to award punitive damages on the grounds that it was an institute not contemplated by our law. However, it changed since punitive damages were included by the consumer protection law. Furthermore, the study of this norm, in its nature, shows that civil penalties or punitive damages already existed in our law long before their incorporation in the consumer protection law. However, we need to review the general outlines of this norm as it was contemplated in our legal system.

  1. Punitive damages

This institute was born in England to compensate damages that were difficult to establish the quantum [13] in matters related to the honor. It was developed mainly in the USA where they were applied in emergency situations, being defined as private fines imposed exceptionally by civil jurors in order to punish and deter improper behaviors in the present and future [14].

In our country, the punitive damage was considered accepted for the first time in the reform of the Civil Code in its Article 1587 which recognized the jurisdiction of the court to apply it. It was defined as a “civil penalty for those who act with serious disregard for the rights of others or the interests of collective incidence. Its amount was fixed considering the circumstances of the case, in particular the benefits that were obtained or could have been obtained for that behavior and their destiny was assigned by resolution of the court.” The subjective character this institute had and the resulting double character (punitive and deterrent) was evident, even with the evidence of negligence or intent, which must not be presumed.

In this line and as it can be easily seen, the institute in question focused its attention on the behavior of the individual, imposing a punishment that was beyond any deterrent technique.

For this reason, it is reasonable that the definitions of many authors who analyzed the punitive damage before and even after its passage by the consumer protection law have directed their attention on the behavior of actors and not on the facts they sought to deter, such as punishment and not in the deterrence the institute promoted.

However, since the law allows repeating the amount paid by a joint obligor against the rest, we have to recognize that behavior cannot be unlawful because repetition would be prohibited by law. Apart from that, the law only refers to facts deterring unqualified behaviors as illegal ones.

In this regard, this quality of punitive damages covered by the consumer protection law is what allows us to say that this institution exists in our law even long before its incorporation by the consumer protection law. In fact, we can see its application in penalty payments imposed by judges, in the amounts paid for discharge, in double compensation that is set in times of crisis or in particular situations of workers (sickness, pregnancy, excesses, among others), as well as in customs tariffs seeking to establish trade policies. In all these cases, we are dealing with lawful acts which cannot be revoked against the will of its actor although it is clear that the legislation seeks to discourage its occurrence.

  1. Review of punitive damages

There are several reviews that have been made to the norm before its approval in the UCL, even though all of them start considering the institute with both criminal and compensable nature. In this regard, we all agree with this review with reference to punitive damages established in the consumer protection law, as well as the other assumptions already mentioned, were a purely deterrent technique of facts and not of behaviors.

In fact, it could not be judged in a civil court and without the guaranties of criminal procedure and criminal law a conduct to apply a punishment. The criminal justice progress has been achieved in the last nine years to impose private penalties to public penalties. It could not be destroyed by a mere utilitarian question [15].

Among the authors who regard punitive damages as unconstitutional we mention Bustamante Alsina, who started with art. 18, Argentine Constitution which states that “no inhabitant of the Nation may be punished without a previous trial based on a law prior to the process…”, agreeing with the doctrine by Nuñez regarding the fact that there is a reserve area that is exempt from punishment for those illegal or immoral or reprehensible acts that are not configured and punished by a previous law. [16] Likewise, he affirms that the individual is at risk of receiving a double punishment, violating the constitutional principle of “not twice in the same thing”, and finally, not being bound to punitive damages to any verifiable target, the due process would be violated [17].

Martinotti, also affirms it is unconstitutional and he considers true criminal punishments whose application violates the right to procedural due process [18].

As regards Picasso, the so called “punitive damages”, while do not tend to compensate damages but to cause harm to the liable one to the illegal act with purposes of punishment and general deterrence,  have a penalty nature [19].

However, if the punitive damage is analyzed from a compensation perspective, it would be a clear attack on the constitutional guaranties of property rights [20]. In the US, in the case “Honda Motors Corp. v. Karl Oberg” the court said the US Constitution prohibits unreasonable acts of government that violate property rights, even in the case of legal proceedings in which judges receive unlimited authority to redistribute large amounts of money of those who are condemned to claimants [21].

Moreover, as we have mentioned above, Articles 1067 and 1069 of the CC state that there are no punishable unlawful act for the purposes of this Code, if there is no damage, or other external act that may cause them, without its agents being accused of fraud, fault or negligence, not only the damage suffered, but also the profit that the victim was deprived by the wrongful act. And as we have explained, the presumption of damage does not imply it….

 

  1. The existence of deterrent and legal techniques that do not have a compensation nature

As we have already mentioned, there are legal and dissuasive techniques which are in practice among us for a long time that do not have a compensation nature and they would not be a punishment either, even though a very superficial analysis can lead us to that misunderstanding.

In this regard, penalty clauses and penalty payments are mentioned, as well as punitive interests, arbitrary dismissal, sanctions in labor law concerning dismissal of pregnant women, or compensations aggravated in times of crisis for arbitrary dismissals, sanctions in the corporate law for the unfair manager and in family law for a minor who gets married without parental consent, among others, without being aware that in all these cases the techniques that are applied seek to deter facts and not punish behaviors. In fact, none of these acts in question are considered illegal. They are deterred for various reasons by applying an economic cost.

These are facts that, once they are performed, they are regarded as lawful legal acts, unlike what happens with crime, notwithstanding those who commit them and before the application of deterrent techniques they may feel punished even if they are not in essence. The same applies in public law with certain taxes such as customs tariffs or certain services or use license (tariff parking). They seek to deter acts, not to punish and the acts they are seeking to deter not necessarily correspond with improper behaviors.

However, unlike criminal law, which intends to punish behaviors and even deterring them and the civil code that only seeks to repair aiming at the deterrence of the so called punitive damages, and from this perspective, it is a purely deterrent tool in respect of facts, that could hardly be regarded as punishment for a behavior or as a repair, being from this perspective constitutionally

valid and applicable by analogy to cases of trademark infringements.

  1. The punitive damage in the consumer protection law

In this sense, and analyzing the letter of art. 52 bis of the consumer protection law, we will describe that the punitive damage contemplated therein is a deterrent technique of facts and it has no penal nature for compensation of damages and therefore is constitutionally valid.

Therefore, punitive damages in accordance with Article 52 bis will punish facts, not behaviors, described by their seriousness, no matter the extent of damage they cause- aiming at the deterrence of the act in question and not merely the repair of consequential damages, which may be non-existent and it would also be subject to another norm; the compensation under civil law. It would not be subject to this rule, and even beyond this doctrine, the punishment for the possibly reprehensible behavior, which would be the subject of criminal law as applicable. It means that, the punitive damage as we will mention below, would not have the purpose of the punishment or repair, but the deterrence of the act.

Law 26.361, which includes law 24.240 (Adla, LXVIII-B, 1295; LIII-D, 4125) article 52 bis, defines punitive damages as follows:

“Art. 52 bis. Punitive damage. The judge may impose a civil fine to the provider who does not meet his legal or contractual obligations to the provider in favor of the consumer, at the request of the victim. This fine shall be graduated in accordance with the seriousness of the act and other circumstances, regardless of other indemnifications. When more than one supplier is responsible for the breach, each of them will respond jointly to all consumers. The civil fine imposed may not exceed the maximum penalty of fine that is provided for in art. 47 paragraph b of this law”.

Therefore, in accordance with this legal rule, we find the following assumptions and features for the implementation of punitive damages:

  1. Legal or contractual breach.
  2. The judge may impose a fine in accordance with the seriousness of the act and other circumstances in favor of the consumer.
  3. Regardless of other compensations.
  4. Finally, if there were several actors, they will be joint and severally liable.

These features and assumptions will be studied in accordance with our principles and rules which are established in our legal system.

  1. Legal or contractual breach.

This breach is absolutely objective and must not be linked to the behavior of the individual. To come to this conclusion, we not only considered the principle that requires the interpreter to not distinguish where the rule does not distinguish but also we consider that the judge in order to regulate the fine must take into account the seriousness of the act. The act, according to Article 896 of the Civil Code contemplates all the events that may produce any acquisition, modification, transfer or termination of rights or obligations. Again, the rule does not refer to human and voluntary events, being them lawful nor unlawful ones. Therefore, if it does not distinguish it, we must not distinguish either.

  1. The judge may impose a fine in accordance with the seriousness of the act and other circumstances in favor of the consumer.

The seriousness of the act is objective and independent of all qualification regarding the behavior. It does not mean that the judge can ignore the predictability of a matter already decided by the court because this is a deterrent institute. You can not deter what is impossible to predict. Other circumstances to consider would not refer to the behavior of the actor but the environment where the act occurs. As we have already mentioned, the purpose of this norm is to deter occurrence of events. The judge, at the moment of imposing a fine, must take into account the possibility that in the future the act, in given circumstances, may be avoided. The failure will be impossible with absolute unpredictability.

  1. Regardless of other compensations.

Therefore, the nature of this rule does not provide repairs or punishments, while it does not prevent the payment of compensations for any other nature including those contractually agreed. Otherwise, the fine already mentioned should be regarded as an expropriation for the same title would be generating more than one obligation.

  1. Finally, if there were several actors, they will be joint and severally liable without prejudice of repetitions.

In accordance with this interpretation, the liability should be that one that is considered in the word etymologically. It means to respond for an act and not a liability. The only one who can answer is the one who is in the chain of causality and beyond the consequences of his own behavior by way of fraud or negligence. We affirm this because otherwise the lines that follow regarding repeatability of the amount paid would be contrary to the provisions of the Civil Code, Articles 1081 and 1082 [22] considering that the fine for improper behavior (fraud or gross fault). This final paragraph is the clear proof that the rule does not intends to punish behaviors but only to deter acts.

In this sense, the punitive damage legislated in this rule would have nothing to do with the distant relatives of the common law we have already discussed and even nothing to do with the local history already mentioned that could be similar to criminal law in civil matters.

  1. Punitive damage in IP

In this regard, there are physical means to discourage certain behaviors (walls, wires, locks, etc.) and its cost must be amortized over the cost of the product to make the business profitable. The possibility that the law may impose a deterrent would not be denied, such as physical elements that will raise the cost of the products to all consumers (especially if insurance is allowed) but the marketing of pirated products and infringements of IP rights will be prevented or discouraged.

Its purpose is not to punish nor to compensate, so that its application does not require a reprehensible behavior, but a mere breach, as a wrongful act with consequences in IP rights.

Likewise, the tax which raises the cost of imports of a product is intended to discourage the import of it but its application does not allow the judgment of the conduct of the importer.

By accepting the legal nature of the legal technique applied regardless of the intent or negligence of the individual who violates the obligation when he sells, buys or uses falsified products. It is only considered the act and circumstances, the predictability of the occurrence will determine the application of the fine and the amount because predictability is the only factor that can be deterred.

From the perspective of tax law, there are the so called formal fines which applied by mere breaches such as the omission in the presentation of mandatory statements, regardless of the existence of fraud or negligence in the actions of the individual. It intends to discourage his behavior that the individual is the one who takes the precautions required to prevent this from happening again in the future.

With respect to infringements of intellectual property, before the mere infringement or collaboration in a breach, the fine would be applied regardless of whether the circumstantial user had infringed rights with fraud, negligence or even fortuitously, to the extent that the occurrence of the offense were predictable and preventable. If the act was not intentional or negligent, the fine may be repeated against the one who is liable, as authorized by the CC. As a consequence, the forger will be addressed, the real liable of the crime. Even if he could not be reached, consumers would take the precautions not to be liable for punitive damages that could destroy the industries that are around piracy and counterfeiting.

In this sense, there would be no problem and even it would be advisable that these fines which seek to dissuade could be insured through insurance companies, who would have the function not only to leave unharmed to its insured ones but also to enable them to reduce the risks of being participants in acts that are intended to deter either inadvertently or negligently.

In this way, authors of intellectual property rights could have an incentive to deter the occurrence of these acts, and there will be companies where these claims would be directed and they would be able to provide advice and training to their clients not to allow these acts to occur again. It would help them no to increase their costs.

Thanks to Article 52 bis of Law 24,240 and other cases of existing civil penalties in our legislation an alternative solution to the problem of piracy and infringements concerning IP would be achieved. It could be applied by analogy as mentioned above. As a consequence, new judgments could be reached to deal with this matter not only according to law but also to be applied as effective tools to deter the occurrence of trademark infringements.

[/fusion_button] 

 

Punitive damages or damages and losses in Trademark Infringements?2018-02-16T18:22:39+00:00

La infracción al derecho de marcas desde la conducta de prestadores del servicio de Internet. Fundamentos de la responsabilidad y resarcibilidad del daño

Autor: Castrillo, Carlos V.
Cita Online: AP/DOC/705/2015



Sumario: I. Introducción.— II. El daño en los delitos marcarios.— III. La atribución subjetiva de la responsabilidad a la luz del Código Civil y de la reforma.— IV. Antecedentes jurisprudenciales relacionados con prestaciones de servicios de internet.— V. La reforma del Código Civil.— VI. Conclusiones

 

I. Introducción

Dos aspectos nos mueven a la reflexión en los fallos que comentamos, uno relacionado con la existencia de daño y su cuantificación ante infracciones marcarias y el segundo el relativo a la atribución subjetiva de la responsabilidad cuando diversas personas participan en la cadena de causalidad de un daño, como consecuencia del uso de internet.

II. El daño en los delitos marcarios

Sobre el primer aspecto ya nos hemos referido extensamente en otro trabajo (ver diario La Ley del miércoles 25 de marzo de 2015, p. 8, nota a fallo, “Condenas a pagar sumas de dinero por infracciones marcarias”).

De todas formas, no podemos desconocer la reforma del Código Civil, que allí no fuera tratada, y las próximas líneas nos referiremos brevemente a ella.

Allí decíamos que la existencia de daño en los delitos marcarios se había transformado en una cuestión dogmática, no necesariamente asociada a la prueba producida, siendo consecuentemente contraria a los principios que rigen la materia en nuestra legislación.

En efecto, en esta línea la Sala I en autos “Nike International Ltd. v. DeRemate.com de Argentina S.A. s/cese de uso de marcas. Daños y perjuicios” dice “No obstante, toda infracción marcaria provoca un daño y los jueces debemos evitar que las dificultades de prueba conduzcan a resultados injustos que favorezcan la impunidad de los infractores”.

En forma análoga, la Sala III en autos “Nike International Ltd. v. Compañía de Medios Digitales CMD SA s/ Cese de uso de marcas” sostiene que cada vez que se vende un producto con marca en infracción se produce el primer daño cierto al titular de la marca”.

Nosotros disentimos con esas afirmaciones dogmáticas, alejadas de toda prueba, que son análogas a sostener que todo delito (art. 1066 del CC) produce un perjuicio resarcible por el mero hecho de su comisión, afirmación que con el código vigente sería contra legem y cuyo sentido sería el de evitar la impunidad.

Esto claramente se opone al art. 1067 del Código Civil, que expresamente establece que “No habrá acto ilícito punible para los efectos de este código, si no hubiese daño causado, u otro acto exterior que lo pueda causar…”.

Pero es cierto que la reforma ha modificado el contenido de algunos conceptos, como el del daño, aunque, como veremos, no las consecuencias en su aplicación, por lo que lo argumentado en dicho artículo sigue vigente luego de la reforma.

Para ello distinguiremos conforme lo hace alguna doctrina, el daño evento del daño jurídico (1). Llamaremos daño evento a la lesión del bien jurídico y daño jurídico a las consecuencias resarcibles de dicho daño evento.

Es decir que puede haber daño “evento” sin que exista la posibilidad de resarcimiento, y sólo serán viables medidas tendientes a que la lesión del bien jurídico deje de existir (nada habría cambiado en esencia respecto del actual Código Civil en este sentido).

En efecto, el art. 1737 que se refiere al concepto de daño dice “Art. 1737.— Concepto de daño. Hay daño cuando se lesiona un derecho o un interés no reprobado por el ordenamiento jurídico, que tenga por objeto la persona, el patrimonio, o un derecho de incidencia colectiva”.

Sin embargo, para que proceda la indemnización no alcanza con el daño definido en el art. 1737. Conforme lo establecen los arts. 1738 y 1739 para que proceda la indemnización, que reemplazaría la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, debe existir un perjuicio directo o indirecto, actual o futuro, cierto y subsistente (2), pero no hipotético, conjetural o presumido tal como se afirma en estos fallos.

A su vez, la prueba de dicho daño debe ser acreditada por quien la invoca, salvo que la ley lo impute o presuma (3).

Es decir que pese a la vigencia del nuevo Código Civil y Comercial, la construcción jurídica que viene haciendo la jurisprudencia en materia resarcimiento por infracción de marcas seguirá siendo desde nuestra perspectiva contra legem a menos que quien invoque un daño (lesión a su derecho marcario) pueda probar además el perjuicio directo e indirecto, actual o futuro, cierto y subsistente.

La realidad es que el daño resarcible en marcas normalmente no existe, y lo que en cambio sí se busca con la ficticia condena a resarcir daños es evitar que el delito quede impune o sea que quien delinca de alguna forma pague. No se trata de presumir un daño existente sino que en realidad el daño resarcible como tal no existe.

Sostenemos que el fundamento de estas condenas no puede buscarse en las normas que se refieren al resarcimiento de los daños o a la prueba de los mismos, sino en otros institutos del derecho (multa civil o daño punitivo) que pueden ser aplicables por analogía conforme lo establece el nuevo art. 2º del Código Civil y Comercial (4). De todas formas, no queremos profundizar más en este tema, que hemos tratado en detalle en el artículo mencionado al que, con las aclaraciones aquí efectuadas, remitimos al lector.

III. La atribución subjetiva de la responsabilidad a la luz del Código Civil y de la reforma

Respecto de esta segunda cuestión comenzaremos nuestro análisis expresando nuestro acuerdo con la solución dada en ambos fallos sin perjuicio de que en las líneas que siguen ampliemos la fundamentación con que los jueces llegan a estas soluciones desde la perspectiva del Código Civil, vigente y futuro.

Recordemos los hechos… En el primer caso fallado por la Sala 1ª, al demandado Deremate.com.ar de Argentina SA, titular de una plataforma en internet para comercializar productos en línea, se lo acusa de no evitar la repetición de violaciones a los derechos de la marca notoria Nike, de titularidad de la actora por terceros. En el segundo, Compañía de Medios Digitales CMD S.A. (continuadora de Clarín Global S.A.) por medio de la página de Internet www.masoportunidades.com.ar ofrecía y comercializaba productos Nike, algunos originales y otros apócrifos.

Tanto la Sala I como la Sala III coinciden en señalar una ausencia de legislación específica para resolver la cuestión. En el primer fallo la Sala I asume la necesidad de la interpretación y aplicación del bloque normativo sin referirse en detalle a las normas consideradas. En el segundo fallo la Sala III toma el art. 14, apartado 1º de la directiva 2000/31 de la CE como norma orientadora para resolver el conflicto traído a su decisión sin otorgar sustento alguno en el Código Civil, más allá de que se lo pueda considerar existente en forma implícita.

Iniciando pues el razonamiento que propondremos, está claro que en ambos casos estamos ante un ilícito penal conforme lo establece el art. 31 de la ley 22.362 (5). En efecto, en ambos casos se trató de la oferta y comercialización de productos falsificados a través de la plataforma de internet de las demandadas.

Tratándose pues de la existencia de un delito penal y por imperio del art. 1107 del Código Civil (6) entran a jugar las normas sobre responsabilidad extracontractual, más allá de que entre las partes haya existido un contrato (como es el supuesto del primer fallo).

En efecto, el art. 1107 del CC es una barrera que impide la aplicación de los artículos del título IX a la situación jurídica analizada, salvo que el supuesto jurídico en análisis sea un delito del derecho criminal, en cuyo caso la barrera del art. 1107 deja de existir.

Como consecuencia del citado art. 31 de la ley 22.362 que define al uso de marca ajena como delito, la barrera del 1107 no actúa y resultan aplicables al caso el art. 1109 (7) del Código Civil.

Por oto lado, y tratándose por lo ya visto de un supuesto de responsabilidad extracontractual, tampoco rige la limitación respecto de las consecuencias de los hechos, los que en el marco de una relación contractual se limitan a las consecuencias inmediatas, conforme lo establece el art. 520 del CC para el incumplimiento de las obligaciones (8).

Es decir que por estar en análisis la posible comisión de un ilícito del derecho criminal, de existir un factor de atribución subjetiva respecto de los ilícitos en cuestión con referencia a de DeRemate.com de Argentina SA en el primer fallo y de Compañía de Medios Digitales CMD S.A. en el segundo fallo, no rige el sistema de responsabilidad contractual sino el extracontractual, siendo la consecuencia de ello la aplicación de los arts. 1109 respecto del factor de atribución, de los arts. 901 y 903 (9) respecto del alcance de las consecuencias de los hechos y del art. 902 (10) respecto de cómo debe juzgarse la previsibilidad de las consecuencia de los hechos.

En otras palabras, los jueces en sus sentencias sólo tendrían que llenar de contenido al concepto “negligencia”, tal como veremos a continuación. Con dicho contenido podrán concluir si existe o no factor de atribución que haga responsable a las demandadas —titulares de plataformas para comercializar productos en internet como consecuencia de las infracciones marcarias verificadas— según un factor de atribución subjetivo (art. 1109 del CC). Luego vendrá, si se prueba su existencia, la cuantificación del daño, que como dijimos, ya lo hemos tratado en otro trabajo.

El marco para ello lo fija el art. 902 del CC. Este marco, conforme sea la apreciación judicial, hará o no responsables a las titulares de plataformas para la comercialización de productos en internet por la infracción marcaria de terceros. El contenido que se otorgue a este marco debería permitir responder a la pregunta de si existió o no negligencia que haga responsables por las consecuencias de su actuar previsible en forma mediata a las demandadas.

Obviamente que la respuesta no es simple ya que ésta depende, en el supuesto de internet, de la evolución y posibilidad de acceso a la técnica que permita un mayor control sobre la información que se maneje y/o de la mayor o menor actividad que el prestador de internet involucre en el acto cuyas consecuencias producen daño.

No será lo mismo la negligencia que pueda considerarse existente hoy que la que pueda juzgarse de acá a una década en la que habrá nuevas herramientas y habrá también experiencias que permitan aprender de los errores no advertidos en el pasado.

Por otro lado es cierto que no existe en nuestra legislación una normativa especial referida a la responsabilidad por daños ocurridos por el uso de internet, pero visto el régimen de responsabilidad general existente, esta carencia sólo existiría respecto del contenido o marco del art. 902 del CC para el supuesto de conductas relacionadas con el uso de internet.

Lo no legislado solamente se refiere a qué debe ser considerado un actuar negligente en el uso de esta herramienta teniendo en cuenta la naturaleza de internet.

Es decir, la única pregunta que queda pendiente en el análisis sería ¿qué es lo que un prestador de internet está obligado a prever y cuya falta de previsión determine su responsabilidad?

Es evidente que DeRemate.com de Argentina SA no pudieron desconocer que sus plataformas podrían ser utilizadas para la realización de transacciones ilícitas, de la misma forma que un prestador de telefonía sabe que su servicio será utilizado como medio necesario para la comisión de delitos como ser compra venta ilícita, extorsión, injurias, calumnias, amenazas, todos hechos por teléfono. Pero ¿es esta la previsión a la que se refiere el art. 902 del CC y que hace responsable por negligencia a sus autores?

Nadie llegaría al extremo de exigirle a un prestador del servicio telefónico alguna acción enderezada a evitar en forma genérica actos ilícitos como los señalados bajo la amenaza de constituirlo en responsable de los mismos. Tampoco podría ello fundarse en el hecho de que el servicio telefónico es imprescindible en la cadena de causalidad, para la comisión de los ilícitos arriba enumerados pueda consumarse. Así como sin teléfono estos delitos se dificultan, sin internet nada de lo que se está discutiendo en estos fallos hubiera sucedido. Yendo más lejos, sin automóviles no habría cerca de 10.000 muertes por año en accidentes de tránsito en la Argentina, y nadie seriamente podría pensar en responsabilizar a las automotrices, en forma genérica, por estas muertes.

Entonces, ¿tienen las titulares de plataformas en internet, para la compra y venta de productos, obligación de evitar estos delitos genéricamente? El no hacerlo ¿puede llegar a ser considerado un acto de negligencia que lo haga responsable de los daños?

Éstas son las respuestas que en ambos casos deben dar las Salas y que como vemos no son huérfanas de un sistema jurídico que las sustente. Lo que sí puede considerarse como faltante es una norma que de contenido certero al art. 902 del CC para este caso, o sea en lo que a la actividad de prestadores de internet se refiere. Esta norma eliminaría el riesgo de sentencias contradictorias hasta tanto una jurisprudencia se forme y sea concordante pero también, es cierto, ataría al juez a un razonamiento sin posibilidad de permitirle considerar las circunstancias de cada caso.

En el primero de los fallos comentados la Sala 1ª llena de contenido el art. 902 del CC diferenciando entre el concepto de rol activo frente a otro meramente “pasivo” que no habría existido en este supuesto, dejando traslucir la aplicación de la normativa de la CE ya denunciada como último fundamento para dar contenido al art. 902 del CC y consecuentemente afirmando que el reglamento como las medidas adoptadas por Deremate.com no han sido suficientes para evitar los ilícitos, ergo ha sido negligente.

Al considerar que el titular de la plataforma ha tenido un rol activo la Sala en un todo de acuerdo con el art. 902 del CC eleva las exigencias en cuanto a la previsibilidad y responsabilidad por su obrar haciendo responsable al titular de la plataforma por las consecuencias de su obrar.

En el segundo de los fallos la Sala directamente cita el art. 14 de la directiva 2000/31 de la CE como fundamento de la condena de la prestataria de internet. El art. 902 del CC vuelve a llenarse de contenido con la aplicación de la normativa de la CE.

El art. 902 establece que cuando mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos.

Ahora bien, qué es lo que dice el art. 14 de la regla mencionada de la CE.

Dicho artículo establece que (11)

 

  1. Los Estados miembros garantizarán que, cuando se preste un servicio de la sociedad de la información consistente en almacenar datos facilitados por el destinatario del servicio, el prestador de servicios no pueda ser considerado responsable de los datos almacenados a petición del destinatario, a condición de que:

 

  1. a. el prestador de servicios no tenga conocimiento efectivo de que la actividad a la información es ilícita y, en lo que se refiere a una acción por daños y perjuicios, no tenga conocimiento de hechos o circunstancias por los que la actividad o la información revele su carácter ilícito, o de que,

 

  1. b. en cuanto tenga conocimiento de estos puntos, el prestador de servicios actúe con prontitud para retirar los datos o hacer que el acceso a ellos sea imposible.

 

  1. El apartado 1º no se aplicará cuando el destinatario del servicio actúe bajo la autoridad o control del prestador de servicios.

 

  1. El presente artículo no afectará la posibilidad de que un tribunal o una autoridad administrativa, de conformidad con los sistemas jurídicos de los Estados miembros, exijan al prestador de servicios de poner fin a una infracción o impedirla, ni a la posibilidad de que los Estados miembros establezcan procedimientos por los que se rija la retirada de datos o impida el acceso a ellos.

 

Como vemos, la previsibilidad no está tomada en forma amplia e indiscriminada sino que para ciertas conductas claramente tipificadas por la norma no se puede presumir la existencia de conocimiento que haga responsable al operador por su participación en la cadena de causalidad.

Sin embargo, en los casos aquí comentados, al igual que en el caso “L’Oréal v. Ebay” del Tribunal de Justicia de la Unión Europea citado por una de las Salas y cuyos argumentos fueran utilizados por la otra Sala se ha sostenido que:

“cuando el operador presta una asistencia consistente, entre otras cosas, en optimizar la presentación de las ofertas de venta en cuestión o en promover tales ofertas, cabe considerar que no ha ocupado una posición neutra entre el cliente vendedor correspondiente y los potenciales compradores, sino que ha desempeñado un papel activo que le permite adquirir conocimiento o control de los datos relativos a esas ofertas (el destacado es nuestro). De este modo y por lo que se refiere a esos datos, tal operador no puede acogerse a la excepción en materia de responsabilidad prevista por el art. 14 de la directiva 2000/31”(12).

En otras palabras, el rol activo no ha hecho más que elevar el estándar para juzgar la existencia de negligencia en un todo de acuerdo con el art. 902 del CC.

De lo dicho se desprende que ambas salas han considerado a la conducta de las demandadas como de rol activo y que como consecuencia de ello no han podido desconocer las consecuencias de sus propios actos, siendo responsables por ellas en un todo de acuerdo con lo establecido en el art. 902 del CC (más allá de citar la normativa europea).

En definitiva, no podemos menos que coincidir con el fallo comentado aunque hubiera sido más esclarecedor el haber integrado el art. 902 del CC, que es una norma abierta, con los fundamentos que las Salas consideren adecuado, que es finalmente lo que exige toda norma cuando hace referencia a un concepto jurídico que debe ser llenado por el juzgador conforme las circunstancias del caso.

IV. Antecedentes jurisprudenciales relacionados con prestaciones de servicios de internet

 

La línea jurisprudencial que comentamos no es aislada ni novedosa en su enfoque aunque es la primera que tiene que referirse a las tiendas virtuales en internet y la responsabilidad por su conducta.

Ya en marzo de 2010, en autos “Rodríguez, María Belén v. Google Inc. s/ daños y perjuicios”, la Corte Suprema de Justicia de la Nación tuvo que juzgar respecto del alcance de la responsabilidad de un prestador de internet (13).

Teniendo en cuenta que el hecho ilícito fue producido por un tercero, la cuestión versó sobre el concepto de negligencia y su alcance por parte de los prestadores de internet en facilitar o ser vías de difusión del ilícito de ese tercero.

En primera instancia se consideró negligente a Google al no proceder a bloquear o impedir de modo absoluto la existencia de contenidos nocivos o ilegales perjudiciales a los derechos personalísimos de la actora, a partir de serles comunicada la aludida circunstancia”.

La Corte diferenció la naturaleza de la notificación enviada según se informe groseros delitos (pornografía infantil, datos que faciliten la comisión de delitos, que pongan en peligro la vida de personas) en que bastaba cualquier notificación fehaciente para que el prestador quede obligado a actuar, de lo contrario sería negligente, de aquellas otras en que la eventual lesión no quede clara y deba esclarecerse la misma en sede administrativa o judicial.

En este supuesto, y por preeminencia del principio de libertad de expresión, la conducta del prestador de internet no puede ser juzgada de la misma forma. La Corte, al igual que la Cámara en los fallos aquí comentados, tuvo en cuenta el art. 14 de la directiva 2000/31 para dar contenido al art. 902 del CC.

Es interesante rescatar en esta línea interpretativa el voto en disidencia del Dr. Lorenzetti que en el siguiente párrafo dice “17) Que, en las condiciones actuales del desarrollo tecnológico expuestas en este’ caso, esa actividad no permite prevenir, de manera genérica y sin una notificación o reclamo previo del interesado, eventuales daños a terceros”.

Es lo que se intenta sostener en este artículo, la existencia o no de negligencia es una cuestión fáctica en función de las circunstancias de persona, modo y lugar, para lo que el juez, y no la ley, están llamados a llenar de contenido, sin perjuicio, de que normas como la directiva 2000/31 de la CE, puedan servir de guía en cuestiones de avanzada como es el supuesto de los prestadores de servicios de internet.

En la causa 41.181 “www.taringa.net y otros s/ procesamiento” Interlocutoria de Sala esta dice:

VI. Adviértase que si bien los autores del hecho finalmente serían aquéllos que subieron la obra al website y los que “la bajan”, lo cierto es que el encuentro de ambos obedece a la utilización de la página taringa.net, siendo sus responsables al menos partícipes necesarios de la maniobra y además claros conocedores de su ilicitud, por lo que el convenio que exhiben para pretender exonerarse de responsabilidad no podrá ser tenido en cuenta (14).

El claro conocimiento de la ilicitud, la que además era de público y notorio, es lo que los hace al menos negligentes en su conducta al administrar la página y ello conforme el art. 902 del CC (si lo analizáramos desde una óptica civil).

V. La reforma del Código Civil

 

Resta ahora analizar si la jurisprudencia analizada podrá sufrir modificaciones con la vigencia del nuevo Código Civil.

Así como para el análisis de estos casos todo dependía del contenido que los jueces pudieran darle al concepto de negligencia dentro de un sistema que reposaba sobre este factor de atribución, en el nuevo código este esquema se mantiene.

El art. 1726 establece que son reparables las consecuencias dañosas que tienen nexo adecuado de causalidad con el hecho productor del daño. Excepto disposición legal en contrario, se indemnizan las consecuencias inmediatas y las mediatas previsibles.

Es decir que no se pretende que alguien deba hacerse cargo de las consecuencias mediatas no previsibles, en forma análoga a lo establecido en el código actual.

Este artículo se complementa con el art. 1724, análogo al 1109 del CC que establece que son factores subjetivos de atribución la culpa y el dolo. La culpa consiste en la omisión de la diligencia debida según la naturaleza de la obligación y las circunstancias de las personas, el tiempo y el lugar. Comprende la imprudencia, la negligencia y la impericia en el arte o profesión. El dolo se configura por la producción de un daño de manera intencional o con manifiesta indiferencia por los intereses ajenos

Pero ¿qué es lo que determina el concepto de negligencia o ahora de impericia en el arte o profesión? En el código vigente dicho marco, ya vimos, lo determina el art. 902 del CC.

En el nuevo código, este art. 902 del CC es reemplazado por el art. 1725 que establece en forma análoga que cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor es la diligencia exigible al agente y la valoración de la previsibilidad de las consecuencias.

En definitiva, del análisis de los arts. 1724 y 1725, y su contraste con los arts. 1109 y 902 del CC se desprende que nada habría cambiado que permita presumir un cambio en la línea jurisprudencial analizada que como ya dijimos, es a nuestro criterio muy acertada.

VI. Conclusiones

 

  1. La indemnización, conforme la normativa legal vigente y próxima a regir, corresponde solamente ante un perjuicio directo o indirecto, actual o futuro, cierto y subsistente que debe ser probado.

 

  1. La jurisprudencia del fuero ha ampliado el marco legal presumiendo la existencia de daño resarcible respecto de infracciones marcarias con el objetivo de que el delito no quede impune.

 

  1. Tal objetivo podría conseguirse haciendo aplicación analógica del instituto de la multa civil o daño punitivo.

 

  1. La negligencia que pueda ser fundamento de responsabilidad en la prestación de un servicio de internet es un concepto no definido por nuestras normas y que debe ser llenado por el juez conforme lo dispuesto en el art. 902 del CC o 1725 del CCyC.

 

  1. Cuanto más activo sea el rol de un prestador de internet, más flagrante sea el delito que se comete en su sitio o más tecnología esté a su disposición, mayor será la diligencia con que deba obrar para evitar ser responsable por las consecuencias de sus hechos.

 

(1) Sáenz, Luis R., “El daño resarcible en el proyecto de reforma del Código Civil”, año I, n. 3, Infojus, p. 143, en http://www.infojus.gob.ar/luis-senz-dao-resarcible-proyecto-reforma-cdigo-civil-dacf130015/123456789-0abc-defg5100-31fcanirtcod, visto por última vez el 7/7/2015.

(2) Art. 1738.— Indemnización. La indemnización comprende la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, el lucro cesante en el beneficio económico esperado de acuerdo a la probabilidad objetiva de su obtención y la pérdida de chances. Incluye especialmente las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos de la víctima, de su integridad personal, su salud psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas y las que resultan de la interferencia en su proyecto de vida.Art. 1739.— Requisitos. Para la procedencia de la indemnización debe existir un perjuicio directo o indirecto, actual o futuro, cierto y subsistente. La pérdida de chance es indemnizable en la medida en que su contingencia sea razonable y guarde una adecuada relación de causalidad con el hecho generador.

(3) Art. 1744.— Prueba del daño. El daño debe ser acreditado por quien lo invoca, excepto que la ley lo impute o presuma, o que surja notorio de los propios hechos.

(4) Art. 2º.— Interpretación. La ley debe ser interpretada teniendo en cuenta sus palabras, sus finalidades, las leyes análogas, las disposiciones que surgen de los tratados sobre derechos humanos, los principios y los valores jurídicos, de modo coherente con todo el ordenamiento.

(5) Art. 31.— Será reprimido con prisión de tres [3] meses a dos [2] años pudiendo aplicarse además una multa de pesos cuatro mil ($ 4000) a pesos cien mil ($ 100.000) a:a) El que falsifique o imite fraudulentamente una marca registrada o una designación;b) El que use una marca registrada o una designación falsificada, fraudulentamente imitada o perteneciente a un tercero sin su autorización;c) El que ponga en venta o venda una marca registrada o una designación falsificada, fraudulentamente imitada o perteneciente a un tercero sin su autorización;d) El que ponga en venta, venda o de otra manera comercialice productos o servicios con marca registrada falsificada o fraudulentamente imitada.El Poder Ejecutivo nacional podrá actualizar el monto de la multa prevista, cuando las circunstancias así lo aconsejen (artículo sustituido por art. 67 de la ley 26.784, B.O. 5/11/2012).En HYPERLINK “http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/15000-19999/18803/texact.htm” http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/15000-19999/18803/texact.htm, visitado por última vez el 20/6/2015.

(6) Art. 1107.— Los hechos o las omisiones en el cumplimiento de las obligaciones convencionales, no están comprendidos en los artículos de este título, si no degeneran en delitos del derecho criminal.En HYPERLINK “http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/105000-109999/109481/texactley340_libroII_S2_tituloIX.htm” http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/105000-109999/109481/texactley340_libroII_S2_tituloIX.htm, visitado por última vez el 20/06/2015.

(7) Art. 1109.— Todo el que ejecuta un hecho, que por su culpa o negligencia ocasiona un daño a otro, está obligado a la reparación del perjuicio. Esta obligación es regida por las mismas disposiciones relativas a los delitos del derecho civil.En HYPERLINK “http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/105000-109999/109481/texactley340_libroII_S2_tituloIX.htm” http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/105000-109999/109481/texactley340_libroII_S2_tituloIX.htm, visitado por última vez el 20/6/2015.

(8) Art. 520.— En el resarcimiento de los daños e intereses sólo se comprenderán los que fueren consecuencia inmediata y necesaria de la falta de cumplimiento de la obligación.

(9) Art. 901.— Las consecuencias de un hecho que acostumbra suceder, según el curso natural y ordinario de las cosas, se llaman en este código “consecuencias inmediatas”. Las consecuencias que resultan solamente de la conexión de un hecho con un acontecimiento distinto, se llaman “consecuencias mediatas”. Las consecuencias mediatas que no pueden preverse se llaman “consecuencias casuales”.Art. 903.— Las consecuencias inmediatas de los hechos libres, son imputables al autor de ellos.Art. 904.— Las consecuencias mediatas son también imputables al autor del hecho, cuando las hubiere previsto, y cuando empleando la debida atención y conocimiento de la cosa, haya podido preverlas.Art. 905.— Las consecuencias puramente casuales no son imputables al autor del hecho, sino cuando debieron resultar, según las miras que tuvo al ejecutar el hecho.Art. 906.— En ningún caso son imputables las consecuencias remotas, que no tienen con el hecho ilícito nexo adecuado de causalidad.

(10) Art. 902.— Cuando mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos.

(11) http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:32000L0031:Es:HTML, accedido por última vez el 28/6/2015.

(12) Palazzi, Pablo A., “La responsabilidad civil del mercado virtual por oferta de productos en infracción al derecho de marcas: el caso `L´’Oréal v. Ebay´ en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea”, http://www.palazzi.com.ar/pdf/casoloreal.pdf, visto por última vez el 28/6/2015.

(13) http://www.telam.com.ar/advf/documentos/2014/10/544fd356a1da8.pdf, visto por última vez el 7/7/2015.

(14) En http://www.cij.gov.ar/nota-6742-Confirman-el-procesamiento-de-propietarios-de-sitio-web-donde-usuarios-descargaban-musica.html, visto por última vez el 7/7/2015.



Información Relacionada

Voces: DERECHO INDUSTRIAL ~ Marcas y designaciones ~ Ilícitos ~ Parte general

Voces: DERECHO INDUSTRIAL ~ MARCAS ~ PROVEEDOR DE SERVICIOS DE INTERNET ~ RESPONSABILIDAD CIVIL ~ DAÑOS Y PERJUICIOS ~ DELITO MARCARIO ~ FACTOR DE ATRIBUCIÓN DE RESPONSABILIDAD ~ RESPONSABILIDAD SUBJETIVA ~ UNIFICACIÓN CIVIL Y COMERCIAL ~ CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN

Fallo comentado: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, sala III ~ 2015-05-21 ~ Nike International Ltd c. Compañía de Medios Digitales CMD SA s/ Cese de uso de marcas

La infracción al derecho de marcas desde la conducta de prestadores del servicio de Internet. Fundamentos de la responsabilidad y resarcibilidad del daño2017-05-03T14:54:58+00:00

Condenas a pagar sumas de dinero por infracciones marcarias

Autor: Castrillo, Carlos V.
Publicado en: LA LEY 25/03/2015, 25/03/2015, 8 – LA LEY2015-B, 195
Cita Online: AR/DOC/537/2015


 

Sumario: I. El fallo anotado. — II. Los daños en nuestro Código Civil. — III. Las decisiones jurisprudenciales anteriores a la tendencia del fallo anotado y el cambio de tendencia. — IV. Una crítica formal a la tendencia que admite los daños sobre la base de una presunción. — V. En búsqueda de soluciones formales que sustenten la decisión de fondo. — VI. El daño punitivo. — VII. La crítica a los daños punitivos. — VIII. La existencia de técnicas jurídico-disuasivas en nuestro derecho que no tienen naturaleza resarcitoria. — IX. El daño punitivo en la Ley de Defensa del Consumidor. — X. El daño punitivo en IP

I. El fallo anotado

 

Con fecha 10 de diciembre de 2014, la sala 2ª de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal confirma el fallo de primera instancia por el que se condena a la demandada a la indemnización en la suma de $ 150.000 por el uso no autorizado de una marca (diseño de galletita conforme se expone más arriba) que había sido solicitado por la actora y que recién fuera concedido con fecha 27/1/2014.

Un aspecto llamativo del fallo es que la Cámara confunde registro con solicitud y no cesa de considerar título marcario a la mera solicitud bajo acta 2.766.014.

Creemos que lo señalado ha sido un error no reparado tampoco por la demandada, por lo que no consideramos que sea un tema a comentar. De todas formas, no sería algo inusual ya que nuestros jueces otorgaron protección a una marca solicitada y que todavía no se encontraba registrada en tanto se considera que la solicitud es un derecho merecedor de tutela jurídica. (1)

En cambio, sí creemos que la admisión del rubro indemnizatorio en la suma de $ 150.000 merece un análisis pormenorizado. Sobre todo cuando el daño no ha sido comprobado sino tan sólo presumido. En este sentido la Cámara afirma que en la órbita de la propiedad industrial, la solución más valiosa es partir de una presunción de daño, a fin de que la conducta ilegítima no se beneficie con la impunidad por razón de las dificultades que se presentan en el orden de la prueba. Destacamos que este fallo no es aislado, y que sigue una tendencia que se viene observando en el fuero variando solamente en el cómo del cálculo del monto del daño presunto. (2)

Analicemos esta cuestión más en detalle y tratemos de extraer conclusiones.

II. Los daños en nuestro Código Civil

La condena en daños y perjuicios en términos generales requiere de la existencia de ciertos presupuestos para ser viable.

En primer lugar es necesario que exista un acto ilícito.

En efecto, el obrar lícito jamás puede ser presupuesto para la condena en daños y perjuicios.

En este sentido el artículo 1071 del CCiv. establece que:

“El ejercicio regular de un derecho propio o el cumplimiento de una obligación legal no puede constituir como ilícito ningún acto”.

En segundo lugar es preciso que al autor del hecho se le pueda imputar subjetivamente dolo o culpa o sea alguno de los presupuestos en que se considere una imputación objetiva por riesgo creado.

“Art. 1067. No habrá acto ilícito punible para los efectos de este Código, si no hubiese daño causado, u otro acto exterior que lo pueda causar, y sin que a sus agentes se les pueda imputar dolo, culpa o negligencia.

“Art. 1113. La obligación del que ha causado un daño se extiende a los daños que causaren los que están bajo su dependencia, o por las cosas de que se sirve, o que tiene a su cuidado.

“En los supuestos de daños causados con las cosas, el dueño o guardián, para eximirse de responsabilidad, deberá demostrar que de su parte no hubo culpa; pero si el daño hubiere sido causado por el riesgo o vicio de la cosa, sólo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder. (Párrafo incorporado por art. 1° de la ley nro. 17.711, BO del 26/4/1968. Vigencia: a partir del 1° de julio de 1968.)

“Si la cosa hubiese sido usada contra la voluntad expresa o presunta del dueño o guardián, no será responsable. (Párrafo incorporado por art. 1° de la ley nro. 17.711, BO del 26/4/1968. Vigencia: a partir del 1° de julio de 1968.)”.

En tercer lugar y ya lo vimos arriba conforme lo dictamina el artículo 1067 al que remitimos, es preciso que exista daño.

Esto no significa que ante un ilícito no exista acción. Existirá acción tendiente a evitar que el ilícito continúe (como sería el supuesto de cese de uso de marca en infracción) pero no habrá causa para indemnizar.

El daño viene a su vez definido por el artículo 1068 que establece que

“Habrá daño siempre que se causare a otro algún perjuicio susceptible de apreciación pecuniaria, o directamente en las cosas de su dominio o posesión, o indirectamente por el mal hecho a su persona o a sus derechos o facultades”.

Es decir que si no hay daño no hay posibilidad de condenar al pago de daños y perjuicios. Este problema fue durante mucho tiempo un obstáculo en los supuestos de infracciones marcarias. Se podía demostrar la existencia de un ilícito pero era de prueba diabólica demostrar un daño en la marca o un lucro cesante.

III. Las decisiones jurisprudenciales anteriores a la tendencia del fallo anotado y el cambio de tendencia

Durante mucho tiempo nuestros tribunales hicieron lugar a las peticiones de cese de uso por infracción marcaria, pero a la hora de resolver sobre reclamos pecuniarios rechazaron tales planteos por falta de prueba de la existencia de daño, en un todo de acuerdo con el artículo 1068 del CCiv.

La sala entonces única de la Cámara Federal se había pronunciado en este sentido al considerar que para reconocer daños y perjuicios debía probarse “una disminución en las ventas o, al menos, en la progresión de ellas. (3)

En la década de 1970 la sala 2ª de la misma Cámara Federal no admitió la existencia de daño al considerar que la actora continuó con el derecho a su marca pudiendo utilizarla sin obstáculo alguno. (4)

En los 80, la misma sala negó la indemnización por daños en tanto no se probó merma de las ganancias, lo que por no haberse usado la marca era de imposible prueba. (5) La sala 3ª en esa época niega un pedido de indemnización que se pretendía fundamentar sobra las ganancias del demandado aduciendo que el menoscabo no puede fundarse en las ganancias del infractor desde que no existe necesaria relación entre los ingresos de uno y las supuestas pérdidas del otro. (6)

La realidad es que esta actitud de los tribunales fomentaba el uso en infracción de marcas notorias en que los beneficios sobrepasaban holgadamente cualquier posible perjuicio.

Fue así que nuestros tribunales comenzaron a hacer uso del artículo 165 del CPCC para fijar el monto del daño, el que dice:

“La sentencia fijará el importe del crédito o de los perjuicios reclamados, siempre que su existencia esté legalmente comprobada, aunque no resultare justificado su monto”.

Pero para que ello fuera jurídicamente conducente debieron considerar que el daño estaba probado en su existencia lo que sólo se podía conseguir si se presumía “iuris et de iure” que la mera infracción marcaria generaba daño.

Esta tesitura no fue creación de la jurisprudencia sino que fue clamada por la doctrina de los autores durante mucho tiempo y aplaudida por ésta cuando finalmente los tribunales se hicieron eco de ella.

En este sentido Silvia Faerman sostiene que el solo hecho de que alguien use indebidamente una marca idéntica o confundible con la de propiedad de un tercero, ya está produciendo un perjuicio y fundamenta su posición en que el perjuicio es el ejercicio indebido de un derecho que pertenece en forma exclusiva a su titular y a quien le interesa determinar la oportunidad, el modo y los productos y los servicios en que utilizará su marca o en que autorizará su uso por otros. (7) Claramente la autora iguala acto ilícito con daño en contra de la diferenciación establecida en el Código Civil. Es a partir de esta interpretación que justifica la aplicación del artículo 165 del CPCC en tanto el daño estaría acreditado. (8) “Cuando fuera comprobado el uso”, dice, “la existencia de los daños debe ser admitida como lógica consecuencia de él”. (9)

Oscar Etcheverry sostiene que la restitución de utilidades como rubro indemnizatorio resulta del sustrato ético de no permitir que el infractor se beneficie gratuitamente del fruto de su infracción. (10)

Jorge Otamendi reconoce que el sistema legal argentino establece que el daño debe ser probado pero que si ello fuera llevado al extremo desaparecerían las reparaciones en materia marcaria

Admite este autor que el hecho de que los jueces hayan reconocido la existencia de daño y otorgado reparaciones no se trataría de un criterio acertado pero el no hacerlo significaría beneficiar a quien viola la ley. Afirma finalmente que frente a la comprobación de un ilícito en la órbita del derecho de la propiedad industrial —particularmente cuando se perciben conductas maliciosas— tanto la doctrina como los tribunales se han pronunciado en el sentido de que la solución más valiosa es partir de una presunción de daño a fin de que la conducta no se beneficie con la impunidad. Concluye sosteniendo que aceptada que la infracción da lugar a la reparación entonces debe establecerse el quantum. (11)

Ernesto O’Farrell sostiene que hasta el fallo que anota nuestros jueces no habían comprendido que la sola aparición de una marca en infracción puede causar un daño inmenso ejemplificando distinto supuestos pero llegando a la conclusión de que es difícil medir el valor de estas circunstancias y menos probarlas en juicio. En otras palabras, plantea un supuesto cuya consecuencia no es necesariamente inmediata sino mediata para usar terminología propia del Código Civil (art. 902 y ss., CCiv.). (12)

Para Gabriel Martínez Medrano y Gabriela Soucasse la existencia del daño resulta automático de la violación de la marca quedando por determinar el quantum. (13)

O sea que, como ya mencionáramos ut supra (ver nota 2), el fallo anotado no es aislado sino que forma parte de una tendencia que empezara en la doctrina y fuera poco a poco receptada por nuestros tribunales.

IV. Una crítica formal a la tendencia que admite los daños sobre la base de una presunción

 

Creemos que estas asunciones no son correctas a la luz de nuestro Código Civil, el que exige la existencia de daño como presupuesto distinto a la existencia de infracción en tanto puede ocurrir que haya infracción y no daño.

Por ejemplo, si yo dispongo de un vehículo utilitario que utilizo para trabajar durante la semana pero que no uso los fines de semana y un tercero me lo hurta todos los fines de semana dejándome el dinero correspondiente al uso efectuado pero nada de participación en la ganancia conseguida no podré alegar daño. Es cierto que se habrá violado mi derecho de propiedad y estamos ante un ilícito penal pero no tendré fundamentos para obtener un resarcimiento de daños y perjuicios en tanto el mayor uso que se hace del vehículo se me compensa y como dije yo no usaba el vehículo los fines de semana. Hay ilícito que me autorizará a medidas cautelares para salvaguardar mi derecho, pero no habrá daño. Vanos serán mis intentos en demostrar que el usuario en infracción obtiene una ganancia (por el reparto) que no se me entrega y que si no fuera por la utilización ilícita de mi vehículo esa ganancia sería imposible.

Este ejemplo, claramente de laboratorio, en tanto es muy fácil impedir el uso de un vehículo y mucho más difícil hacerlo con una marca, sirve para ilustrar sobre el error de considerar ilícito y daño como actos que están naturalmente unidos el uno al otro.

Ricardo Papaño en un acertado artículo que comenta un fallo que niega la indemnización reclamada se hace eco de la sentencia sosteniendo que la transgresión a la Ley de Marcas no implica necesariamente que se haya producido un daño en los términos de la responsabilidad aquiliana, ello sin perjuicio de las acciones específicas que prevé la ley 22.362. Sostener lo contrario sería afirmar que en materia marcaria existe un sistema autónomo de responsabilidad civil en el que se prescinde de la debida justificación de uno de sus presupuestos, lo que no es así porque tal sistema no ha sido estructurado en la legislación específica por lo que es forzoso remitirse a las normas generales del Código Civil. De ello deduce, citando a Bustamante Alsina, que tratándose de una conducta que consista en el uso no autorizado de una marca o un nombre que pertenezca a un tercero como de cualquier otro hecho ilícito, la responsabilidad civil del autor se asienta sobre este hecho contrario a la norma (antijuridicidad) que debe encontrarse en relación de causalidad con un daño que se le produzca a otro y la imputabilidad a aquél por culpa o dolo o por otro factor de atribución legal. (14)

No cabe hablar de indemnización —señala este autor— si no se comprueba la existencia de un daño, que es un presupuesto de la obligación de reparar porque el daño debe ser concreto y no abstracto. El artículo 165 del Código Procesal —añade— faculta a los jueces a fijar la indemnización pero a condición de que la existencia del perjuicio esté legalmente comprobada, no existiendo en la Ley de Marcas daño presumido por la ley.

Está claro que no hay fundamento para otorgar daños y perjuicios presuntos pero también está claro que al no hacerlo se fomenta la piratería marcaria.

En otras palabras, la sentencia comentada es justa en su fondo pero falla en sus formas…

V. En búsqueda de soluciones formales que sustenten la decisión de fondo

Ante todo nos preguntamos si esta solución que se alcanza aún torciendo la letra del Código Civil es suficiente para disuadir la piratería.

Nosotros creemos que no y por eso proponemos en este artículo otra solución que no sólo será formalmente viable sino que además permitirá ser mucho más ajustada en cuanto al fondo en tanto permitiría ser mucho más eficientes en la lucha por disuadir la piratería marcaria, en un todo de acuerdo con nuestro ordenamiento jurídico.

Para ello es preciso que nuestros jueces se sinceren en la interpretación del derecho y pongan el verdadero nombre que les corresponde a los fundamentos de sus sentencias.

Decir que se presume el daño para evitar así que el infractor quede impune no es una construcción jurídica acorde con nuestro derecho si la naturaleza jurídica que se pretende descubrir es resarcitoria, sin perjuicio que, reitero, logra una sentencia más justa que la simple denegatoria del reclamo por no probarse el perjuicio.

Es que desde nuestra posición el Código Civil, en lo que a la reparación se refiere, es claro y no permite presumir el daño. Consecuentemente, tampoco resulta aplicable el art. 165 del Código Procesal en tanto no puede fundarse éste en una presunción respecto de la existencia de este daño. El artículo 165 sólo puede presumir el quantum cuando el daño realmente existe. No es daño la mera infracción marcaria, lo que es un concepto distinto (antijuricidad) al de daño y puede existir aun cuando no exista daño.

Por eso, es necesario que nuestros jueces puedan reconocer que al buscar evitar que el infractor quede impune no están más que aplicándole multas civiles, y dejen de intentar hacer construcciones jurídicas con fundamento en el derecho de daños, que como ya vimos, no sería correcto.

La aplicación del daño punitivo como remedio contra la piratería sería perfectamente viable por aplicación de la analogía, autorizada por nuestro Código Civil en su artículo 16 cuando dice: “Si una cuestión civil no puede resolverse, ni por las palabras, ni por el espíritu de la ley, se atenderá a los principios de leyes análogas”.

La analogía se define como un método de integración del ordenamiento jurídico consistente en aplicar al supuesto carente de regulación la solución que el ordenamiento da a otro supuesto similar o análogo.

Es preciso entonces la ausencia de cobertura normativa y la identidad de razón.

Es evidente que si aplicamos correctamente el Código Civil a los supuestos de infracciones de marcas (tal como reconoce Otamendi) es imposible fundar una condena de daños y perjuicios y no existiría ningún otro remedio legal para disuadir al infractor en la comisión del ilícito dentro del derecho marcario. Estamos pues ante la ausencia de cobertura normativa y ante una identidad de razón respecto de un instituto existente: el daño punitivo o multas civiles y la disuasión.

No podemos desconocer que durante mucho tiempo los jueces se negaron a aplicar daños punitivos por considerar que era un instituto ajeno a nuestro derecho, sin embargo eso ya dejo de ser desde que el daño punitivo fuera receptado por la Ley de Defensa del Consumidor. Pero, además, el estudio de este instituto en cuanto a su naturaleza nos demuestra que las multas civiles o daños punitivos ya existían en nuestro derecho mucho antes de la incorporación por la Ley de Defensa del Consumidor. De todas formas, para llegar a estas conclusiones es preciso que repasemos los lineamientos generales de este instituto tal como fuera incorporado a nuestro ordenamiento jurídico.

VI. El daño punitivo

Este instituto nació en Inglaterra para compensar daños en los que era difícil establecer el quantum del mismo (15) por tratarse de cuestiones vinculadas con el honor y se desarrolló principalmente en EE.UU. en los que se aplicaron en situaciones de excepción, siendo definidos como multas privadas impuestas excepcionalmente por jurados civiles a fin de castigar conductas reprochables y para disuadir que se reiteren en el futuro. (16)

En nuestro país el daño punitivo se consideró receptado por primera vez en el proyecto de reforma del Código Civil que en su artículo 1587 reconoció la atribución del tribunal para aplicarlos. Fue definido como una “multa civil a quien actúa con grave indiferencia respecto de los derechos ajenos o de los intereses de incidencia colectiva. Su monto se fijaba tomando en consideración las circunstancias del caso, en especial los beneficios que aquél obtuvo o pudo haber obtenido con su conducta y tenía el destino que le asignaba el tribunal por resolución fundada”. Es evidente el carácter subjetivo que tenía el instituto en este proyecto, y su consecuente doble carácter (sancionador y disuasivo) a partir de ello, con el consiguiente obstáculo de la demostración de culpa o dolo, que no debía presumirse.

Como fácilmente se aprecia, el instituto en cuestión focalizaba su atención en la conducta del sujeto responsable, imponiendo un castigo más allá de que éste pueda servir como técnica disuasiva.

Por ello, es razonable que las definiciones de muchos autores que analizaron al daño punitivo antes y hasta después de su sanción por la Ley de Defensa del Consumidor hayan fijado la atención en la conducta de los actores y no en los hechos que se buscaban disuadir, o sea en el castigo y no en la disuasión que promueve el instituto.

Sin embargo, desde que la ley permite repetir lo pagado por algún obligado solidario contra el resto, tenemos que reconocer que la conducta no puede ser ilícita en tanto la repetición estaría prohibida por ley, además de que la ley sólo se refiere a hechos que se buscan disuadir sin calificar las conductas como ilícitas.

Esta cualidad del daño punitivo receptado por la Ley de Defensa del Consumidor es la que nos permite afirmar que este instituto existe en nuestro derecho mucho antes de su incorporación por la Ley de Defensa del Consumidor. En efecto, podemos observar su aplicación en las astreintes que fijan los jueces, en los montos que se pagan por despido laboral, en la doble indemnización que se fija en momentos de crisis o ante situaciones particulares del trabajador (enfermedad, embarazo, estado de excedencia, etc.), como así también en los aranceles aduaneros que buscan establecer políticas de comercio exterior. En todos estos supuestos nos encontramos ante actos lícitos que como tales no pueden ser revocados contra la voluntad de su autor aunque está claro que la legislación busca disuadir su ocurrencia.

VII. La crítica a los daños punitivos

 

Varias son las críticas que se le han hecho al instituto antes de su sanción en la LCD, aunque todas parten de considerar el instituto como de naturaleza penal o de naturaleza resarcitoria. Coincidimos absolutamente con estas críticas si los daños punitivos establecidos en la Ley de Defensa del Consumidor, como así también los otros supuestos que hemos nombrado, fueran otra cosa que una técnica meramente disuasiva de hechos y no de conductas.

En efecto, no podría juzgarse en sede civil y sin las garantías del proceso penal y del derecho penal una conducta para aplicarle un castigo. El avance que la justicia penal ha logrado en los últimos novecientos años para pasar de imponer penas privadas a penas públicas, no podría ser destruido por una mera cuestión utilitarista. (17)

Entre los autores que consideran inconstitucional el daño punitivo está Bustamante Alsina, quien parte del art. 18, Constitución Nacional, que establece que “ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso…”. Comparte la doctrina de Núñez en cuanto a que existe una zona de reserva o exenta de castigo para aquellos ilícitos o actos inmorales o reprochables que no estén configurados y castigados por una ley previa a su acaecer. (18) Además, sostiene, que el sujeto corre el riesgo de estar sometido a una doble condenación, violándose el principio constitucional del non bis in idem, y finalmente, al no quedar vinculados los daños punitivos a ningún elemento objetivo verificable se violaría el debido proceso legal. (19)

Martinotti también plantea su inconstitucionalidad y los considera verdaderas sanciones del tipo penal cuya aplicación viola las garantías que otorga el proceso penal. (20)

Por su parte Picasso sostiene que los llamados “daños punitivos”, en tanto no tienden a resarcir un daño sino a causar un mal al responsable del ilícito con fines de castigo y de prevención general, tienen la naturaleza de una pena. (21)

En cambio, si al daño punitivo se lo analiza desde una perspectiva indemnizatoria éstos serían un claro ataque a la garantía constitucional del derecho de propiedad. (22) En EE.UU., en la causa “Honda Motors Corp. v. Karl Oberg”, el tribunal manifestó que la Constitución de EE.UU. prohíbe actos de gobierno irrazonables que infrinjan los derechos de propiedad, aun cuando se trate de procesos judiciales en los cuales los jurados reciben autoridad ilimitada de redistribuir sumas importantes de dinero de los condenados a los demandantes. (23)

Como ya vimos, los artículos 1067 y 1069 del CCiv. establecen que no habrá acto ilícito punible para los efectos de este Código, si no hubiese daño causado, u otro acto exterior que lo pueda causar, y sin que a sus agentes se les pueda imputar dolo, culpa o negligencia, comprendiendo el daño, no sólo el perjuicio efectivamente sufrido, sino también la ganancia de que fue privado el damnificado por el acto ilícito. Y como ya vimos, la presunción de daño no equivale a daño.

VIII. La existencia de técnicas jurídico-disuasivas en nuestro derecho que no tienen naturaleza resarcitoria

Como hemos planteado, existen técnicas jurídicas disuasivas que desde hace rato conviven con nosotros y que no tendrían naturaleza resarcitoria ni serían castigos, aunque un análisis muy superficial pueda conducirnos a dicho equívoco.

Así se mencionan las cláusulas penales, las astreintes, los intereses punitivos, el despido arbitrario, las sanciones en el derecho del trabajo relativas al despido de mujer embarazada, o las indemnizaciones agravadas en épocas de crisis para el despido arbitrario, las sanciones en el derecho societario para el director desleal y en el derecho de familia para el menor que se casa sin autorización de sus padres, etc. sin tomar consciencia que en todos los casos estas técnicas buscan disuadir hechos y no castigar conductas. De hecho, ninguno de los hechos en cuestión son considerados ilícitos, sino que solamente se los busca disuadir por razones diversas aplicándoles un costo económico.

Son hechos que producidos se consideran actos jurídicos lícitos, a diferencia de lo que sucede con los delitos, sin perjuicio de que quienes los ejecutan y ante la aplicación de las técnicas de disuasión puedan sentirse castigados aunque no lo sean en esencia. Lo mismo sucede en el derecho público con ciertos impuestos como los aduaneros o las tarifas de ciertos servicios o permisos de uso (estacionamiento tarifado). Buscan disuadir, no punir y los hechos que buscan disuadir no necesariamente se corresponden con conductas reprochables.

A diferencia del derecho penal, que busca castigar conductas aunque con ello logre disuadir y el Código Civil que sólo busca reparar aunque con ello también logre disuadir, el mal denominado daño punitivo, y desde esta perspectiva, es una herramienta meramente disuasiva respecto de hechos, más allá de que alguien pueda considerarlo como castigo a una conducta o como reparación, siendo desde esta perspectiva constitucionalmente válido y aplicable por analogía a los supuestos de infracciones marcarias.

IX. El daño punitivo en la Ley de Defensa del Consumidor

A partir de todo lo afirmado, y analizando la letra del art. 52 bis de la Ley de Defensa del Consumidor, demostraremos que el daño punitivo allí previsto es una técnica disuasiva de hechos y que no tiene naturaleza penal ni resarcitoria y que por ello es constitucionalmente válida.

En efecto, los daños punitivos previstos en el artículo 52 bis castigarían hechos, no conductas, calificados por su gravedad —sin importar la entidad del daño que provocan—, siendo su objetivo la disuasión del hecho en cuestión y no la mera reparación del perjuicio consecuente, el que puede ser inexistente y que sería además objeto de otro instituto; la reparación prevista en el derecho civil. No sería objeto de este instituto, y más allá de lo sostenido por la doctrina, el castigo por la conducta eventualmente reprochable, lo que sería objeto del derecho penal cuando correspondiere. Es decir que el daño punitivo y conforme argumentaremos, no tendría como finalidad el castigo de la conducta ni la reparación, sino la disuasión del hecho.

La ley 26.361, que incorpora a la ley 24.240 (Adla LXVIII-B-1295; LIII-D-4125) el artículo 52 bis, define al daño punitivo conforme la siguiente redacción:

“Art. 52 bis. Daño punitivo. Al proveedor que no cumpla sus obligaciones legales o contractuales con el consumidor, a instancia del damnificado, el juez podrá aplicar una multa civil a favor del consumidor, la que se graduará en función de la gravedad del hecho y demás circunstancias del caso, independientemente de otras indemnizaciones que correspondan. Cuando más de un proveedor sea responsable del incumplimiento responderán todos solidariamente ante el consumidor, sin perjuicio de las acciones de regreso que les correspondan. La multa civil que se imponga no podrá superar el máximo de la sanción de multa prevista en el art. 47, inc. b), de esta ley”.

Como puede confirmarse de la lectura de la norma encontramos como presupuestos y características para la aplicación de daños punitivos:

  1. Un incumplimiento legal o contractual.
  2. Por cuya existencia el juez puede, aplicar una multa conforme la gravedad del hecho y demás circunstancias a favor del consumidor.
  3. Que es independiente de otras indemnizaciones que correspondan.
  4. Finalmente, si hubiera varios responsables la multa será solidaria sin perjuicio de las repeticiones que correspondan.

Analicemos las características y presupuestos establecidos en la norma conforme los principios y valores existentes en nuestro ordenamiento jurídico.

  1. Un incumplimiento legal o contractual.

Este incumplimiento es absolutamente objetivo no debiendo vincularse con la conducta del sujeto autor del mismo. Para llegar a esta conclusión no sólo partimos del principio que obliga al intérprete a no distinguir donde la norma no distingue sino que además tenemos en cuenta que el juez para regular la multa debe tener en cuenta la gravedad del hecho. El hecho, según el artículo 896 del Código Civil, son todos los acontecimientos susceptibles de producir alguna adquisición, modificación, transferencia o extinción de los derechos u obligaciones. Nuevamente, la norma no habla de hechos humanos voluntarios, ni lícitos ni ilícitos, por lo que no distinguiendo la misma no debemos por nuestra parte distinguir.

  1. Por cuya existencia el juez puede, aplicar una multa conforme la gravedad del hecho y demás circunstancias.

La gravedad del hecho es objetiva independiente de toda calificación subjetiva de la conducta, lo que no significa que el juez pueda desentenderse de la previsibilidad de alguna forma del hecho juzgado, ya que estamos ante un instituto disuasivo. No se puede disuadir lo que es imposible de prever. Las otras circunstancias a tener en cuenta tampoco se referirían a la conducta del sujeto sino al entorno alrededor del cual el hecho se produce. Reiteramos lo manifestado más arriba en cuanto a que el objetivo del instituto es disuadir ocurrencia de hechos, con lo que el juez al valorar la imposición de una multa debe tener presente la posibilidad de que en el futuro el hecho, en las circunstancias dadas, se evite, lo que será imposible de incumplimiento objetivo por absoluta imprevisibilidad.

  1. Que es independiente de otras indemnizaciones que correspondan.

Como vemos, la naturaleza del instituto no es reparadora, ni es un castigo, en tanto no impide el cobro de las indemnizaciones que por cualquier otra naturaleza correspondan incluyendo las pactadas contractualmente. De lo contrario la multa prevista debería considerarse expropiatoria en tanto por un mismo título se estarían generando más de una obligación.

  1. Finalmente, si hubiera varios responsables la multa será solidaria sin perjuicio de las repeticiones que correspondan.

Conforme a la interpretación que venimos haciendo la responsabilidad enunciada no puede ser sino la que se considera como etimológica de la palabra, o sea de dar respuesta por un hecho y no una responsabilidad jurídica. No puede dar respuesta sino quien se encuentra dentro de la cadena de causalidad y más allá de que las consecuencias de su conducta puedan imputársele a título de dolo o culpa. Afirmamos esto último ya que de lo contrario la previsión a renglón seguido de la repetitividad de lo pagado sería contraria a lo dispuesto por el Código Civil en los artículos 1081 y 1082 (24) si consideramos que la multa es para conductas reprochables (dolosas o gravemente culposas). Este párrafo final es la demostración más cabal que la norma no busca castigar conductas sino sólo disuadir hechos.

Como vemos, el daño punitivo legislado en la norma nada tendría que ver con su pariente lejano del common law ya analizado ni con los antecedentes locales mencionados que podrían asemejarse a normas penales en el ámbito civil.

X. El daño punitivo en IP

De la misma forma que existen medios físicos para disuadir ciertas conductas (paredes, alambres, cerraduras, etc.) y cuyo costo debe ser amortizado en el costo del producto para que el negocio sea rentable, no se podría negar la posibilidad de que el derecho imponga un elemento disuasivo, que, como los elementos físicos, elevará el costo del producto a todos los consumidores (sobre todo si se autoriza el seguro) pero evitará o disuadirá la comercialización de productos piratas y las infracciones a los derechos de IP.

Su objetivo no será castigar ni resarcir, por lo que su aplicación no requiere de una conducta reprochable, sino de una mera falta, como hecho no querido con consecuencias en los derechos de IP.

Análogamente, el impuesto que eleva el costo de importación de un producto tiene por objetivo disuadir la importación del mismo pero no puede decirse que su aplicación permita formarse un juicio acerca de la conducta del importador.

Aceptando esta naturaleza jurídica de la técnica jurídica empleada ella se puede aplicar aún prescindiendo del dolo o culpa del sujeto que incumple la obligación en cuanto comercializa, adquiere o hasta utiliza productos falsificados. Sólo se considera el hecho y las circunstancias, siendo la previsibilidad de su ocurrencia lo que determina la aplicación de la multa y su cuantía ya que sólo lo previsible es lo que se puede disuadir.

En derecho tributario existen las denominadas multas formales que se aplican por meros incumplimientos como ser la omisión en la presentación de declaraciones obligatorias, independientemente de la existencia de dolo o culpa en el obrar del sujeto obligado a ello. Se busca disuadir la conducta y que sea el sujeto obligado quien tome los recaudos para evitar que ello se repita en el futuro.

Llevando este pensamiento a las infracciones de propiedad intelectual, la sola infracción o colaboración en la falta, haría aplicable la multa independientemente de si el usuario circunstancial infringió los derechos en forma dolosa, culposa o aún fortuita, en la medida en que la ocurrencia de la infracción fuere previsible y evitable. Si su actuar no fuera doloso o culposo podrá repetir la multa contra el responsable, conforme lo autoriza el Código Civil. De esta forma se conseguirá llegar al falsificador, verdadero responsable del delito. Aún cuando no se pueda llegar a él, los recaudos que tomarán los consumidores para no ser responsables por daños punitivos destruirán las industrias que giran alrededor de la piratería y la falsificación.

No habría ningún inconveniente y hasta sería recomendable, que estas multas cuyo objeto sea disuadir puedan ser asegurables en compañías aseguradoras, quienes tendrían como función no sólo dejar indemnes a sus asegurados sino además capacitarlos para disminuir los riesgos de ser partícipes de hechos que se pretende disuadir ya sea involuntariamente o culposamente.

De esta forma se lograría que los autores de derechos de propiedad intelectual tengan un incentivo para disuadir la ocurrencia de estos hechos, y existirían empresas, a quienes se dirigirían estos reclamos y quienes tendrían la posibilidad de efectuar recomendaciones y capacitar a sus clientes para que estos hechos no ocurran, los que evitarán además para no acrecentar sus costos.

A partir del artículo 52 bis de la ley 24.240 y de los otros supuestos de multas civiles existentes en nuestra legislación se abriría una alternativa de solución a la problemática de la piratería e infracciones en IP, la que podría aplicarse por analogía tal como se señalara más arriba y de esa forma lograr fallos que no sólo sean formalmente ajustados a derecho sino que en la cuestión de fondo sean herramientas eficaces para lograr disuadir la ocurrencia de infracciones marcarias.

 

(1) C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 2ª, 24/11/1998, causa 6080, “Lionel’s S.R.L. s/medidas cautelares”.

(2) C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 1ª, 12/10/2000, “Cheja, Alberto S. c/ Sprayette S.A. s/ cese de uso de marca”. C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 3ª, 29/4/1996, “Barmayon, Ricardo c/ American Denim S.A. s/ cese de marcas, daños y perjuicios”. C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 1ª, 30/6/1994, “Valmont Inc. c/ Diazul S.A. s/ cese de uso de marca”. C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 3ª, 26/11/1998, “Schillaci, Salvador H. c/ Bibliográfica Internacional S.A. s/ cese de uso de marcas”. C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 2ª, 12/10/2000, “Jacubovich, Abel R. v. Alsina 940 S.R.L. s/ cese de uso de marca”. C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 3ª, 16/5/2002, “NBA Properties Inc. c/ Cho Ki Wan s/ cese de uso de marcas y daños y perjuicios”. C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 2ª, 18/3/2003, “Axoft Argentina S.A. c/ Siri, Juan C. s/ cese de uso de marcas daños y perjuicios”; entre muchísimos otros.

(3) C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala Civ. Com., 22/9/1961, “Yanovski, Miguel c/ Grunewald Arturo y Cía.”, JA 1962-IV-491.

(4) C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 2ª, 4/12/1970, “Cicles Motors c/ Ika s/ Nulidad de marcas”, nro. 158.

(5) C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 2ª, 7/11/1986, “Schena, Alberto c/ José M. Túñez y otro s/usurpación”, nro. 4598.

(6) C. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 3ª, 29/10/1985, “Vallejo Jiménez, Félix c/ Traverso Rossi, Ulises Héctor”, nro. 3544.

(7) FAERMAN, Silvia, “La condena al pago de indemnización por infracción a los derechos marcarios”, en Derechos Intelectuales, volumen 4, 1989, pág. 218.

(8) FAERMAN, Silvia, obra citada, pág. 221.

(9) FAERMAN, Silvia, obra citada, pág. 221.

(10) ETCHVERRY, Oscar, “La reparación de daños en las infracciones de marcas y nombres”, en Derechos Intelectuales, volumen 3, 1988, pág. 18.

(11) OTAMENDI, Jorge, “La reparación de los daños en materia marcaria”, en Derecho de Daños, tomo 5, director: Alberto TRIGO REPRESAS, Ediciones La Rocca, Buenos Aires, 2002. págs. 160/162.

(12) O’FARRELL, Ernesto, “La indemnización debida por los usurpadores de derechos marcarios”, LL 1991-E-327.

(13) MARTÍNEZ MEDRANO, Gabriel A. – SOUCASSE, Gabriela M., “La protección judicial de la marca: acciones de cese de uso y daños y perjuicios por uso indebido de marca”, JA 2001-I-1047.

(14) PAPAÑO, Ricardo J., “Uso indebido de marca o designación y responsabilidad civil”, LL 1994 A 505.

(15) “Wilkes c/ Wood” (1763), Lofft. 1, 98 E.R. 489; “Huckle c/ Money” (1763), 2 Wils. K.B. 206, 95 E.R. 768.

(16) “Gertz c/ Robert Welch, Inc.”, 418 U.S. 323 (1974), en http://caselaw.lp.findlaw.com/cgi-bin/getcase.pl.

(17) En este sentido ver artículo crítico correspondiente a los desvíos del derecho penal de UTARROZ, Juan Carlos, “El que mata debe morir. Una reflexión sobre el uso (y abuso) del poder simbólico de la víctima en nuestro sistema penal”, en http://www.diariojudicial.com/nota.asp?IDNoticia=38962. Este autor no analiza al daño punitivo, pero sus reflexiones, confinadas solamente al ámbito penal, son más que elocuentes si se las considera extensivamente.

(18) NÚÑEZ, Ricardo, “Derecho penal argentino”, t. I, Buenos Aires, 1959, p. 105.

(19) BUSTAMENTE ALSINA, “Los llamados ‘daños punitivos’ son extraños a nuestro sistema de responsabilidad civil”, LL 1994-B-860.

(20) MARTINOTI, Diego F., “Los daños punitivos en el Proyecto de Código Civil de 1998”, LL 2001-F-1317.

(21) PICASSO, Sebastián, “Sobre los denominados ‘daños punitivos”, LL 2007-F-1154.

(22) En REBAUDI BASAVILBASO, Ignacio M. – PETTIS, Christian R., “Algunos aspectos del daño punitivo (o multa civil) en el Derecho argentino”, `publicado en La Ley Online.

(23) “Honda Motor Co., Ltd., et al., Petitioners c/ Karl L. Oberg”, en http://www.law.cornell.edu/supct/html/93-644.ZO.html.

(24) “Art. 1081. La obligación de reparar el daño causado por un delito pesa solidariamente sobre todos los que han participado en él como autores, consejeros o cómplices, aunque se trate de un hecho que no sea penado por el derecho criminal. Art. 1082. Indemnizando uno de ellos todo el daño, no tendrá derecho para demandar a los otros, las partes que les correspondieren”.


Información Relacionada

Voces: PROPIEDAD INDUSTRIAL ~ DERECHO INDUSTRIAL ~ MARCAS ~ DELITO MARCARIO ~ DAÑOS Y PERJUICIOS ~ DAÑO ~ CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN ~ UNIFICACIÓN CIVIL Y COMERCIAL ~ DAÑO PUNITIVO ~ DEFENSA DEL CONSUMIDOR ~ LEY DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Fallo comentado: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, sala II ~ 2014-12-10 ~ Bagley Argentina SA c. Dilexis SA s/ Cese de uso de marcas. daños y perjuicios

 

 

 

 


 

 

 

Condenas a pagar sumas de dinero por infracciones marcarias2017-05-03T14:55:51+00:00

Despenalización de la fabricación marcaria. Adiós a las marcas

Autor: Castrillo, Carlos V.
Publicado en: Sup. Act. 17/06/2014, 17/06/2014, 1
Cita Online: AR/DOC/1472/2014


 

En la editorial del diario LA NACION del día 25 de marzo de 2014 se trata nuevamente el tema de la despenalización de hecho del delito de falsificación marcaria. Ahora además -informa- se agregaría un proyecto de despenalización de derecho, con la reforma del Código Penal.

La cara visible de esta modalidad delictiva son los distribuidores, normalmente gente de pocos recursos, que son contratados por organizaciones que lucran con este tipo de actividad delictiva. Sin embargo también podrían ser los falsificadores quienes podrán ser provistos de las herramientas por grandes organizaciones, en tanto es raro que los autores intelectuales de los delitos y principales beneficiarios sean los que asuman los mayores riesgos. ¿Debería pues también despenalizarse esta figura?

Por el contrario creemos que es necesario que la justicia investigue más para llegar a los verdaderos autores del delito y no que se contente con despenalizar (de hecho o de derecho) las figuras penales para evitar el compromiso de investigar más.

En este sentido hoy existe una minoría de jueces que habría despenalizado de hecho el delito, al sobreseer la conducta de estos distribuidores alegando que quien compra sabe que la mercadería es falsificada y por ello sería engañado, como si ello quitara la antijuridicidad al hecho ilícito. Distinto sería el supuesto si la falsificación o imitación no fuere idónea…

Ya nos hemos ocupado en otros artículos publicados por La Ley sobre este tema, y hemos explicado el error en que, desde nuestra perspectiva, se incurre si, más allá de cuestiones de hecho y prueba, no se interpreta la comisión de este ilícito desde la perspectiva del bien jurídico protegido por la ley penal.

Lamentablemente la ley de marcas no está integrada físicamente al Código Penal y los delitos marcarios no están clasificados conforme el bien jurídico que se protege, lo que ayuda a generar alguna posible discusión respecto de la correcta interpretación del tipo.

Sostenemos que lo que la ley intenta proteger no es el patrimonio del damnificado (sea éste el industrial o sea éste el consumidor) sino la fe pública de las marcas.

Por ello no importaría si lo vendido es insignificante con relación al comercio del industrial agraviado o si el comprador fue o no engañado en particular al comprar el producto. Esto sólo sería importante si estuviéramos ante un delito que protege al patrimonio, lo que veremos no es así. En cambio sí sería importante la idoneidad de la falsificación o imitación en tanto esto afecta (como el dinero falsificado) la fe pública.

Al leer el artículo 31 de la ley 22.362 descubrimos conductas en las que el daño no es un requisito tipificante como es la mera falsificación o uso, y sin embargo todas las conductas tienen la misma pena.

Analicemos el artículo 31 de la ley 22.362

ARTICULO 31. — Será reprimido con prisión de tres meses a dos años pudiendo aplicarse además una multa de un millón ($ 1.000.000) a ciento cincuenta millones de pesos ($ 150.000.000):

  1. a) el que falsifique o imite fraudulentamente una marca registrada o una designación;
  2. b) el que use una marca registrada o una designación falsificada, fraudulentamente imitada o perteneciente a un tercero sin su autorización;
  3. c) el que ponga en venta o venda una marca registrada o una designación falsificada, fraudulentamente imitada o perteneciente a un tercero sin su autorización;
  4. d) el que ponga en venta, venda o de otra manera comercialice productos o servicios con marca registrada falsificada o fraudulentamente imitada.

La ley enumera tres grupos de acciones y a todas castiga con la misma pena, a saber:

1- La falsificación o imitación fraudulenta

2- El uso de tal marca

3- La venta o comercialización.

En los dos primeros supuestos la ley claramente no exige otro requisito más que la conducta ilícita y la idoneidad del medio (fraudulentamente) No hay daño patrimonial requerido como sí lo hay en el delito de estafa que es un delito patrimonial.

Tampoco estamos ante un supuesto de punición de tentativa pues ambas conductas tipificadas en los incisos a y b tienen la misma pena que las descriptas en los incisos c y d.

En definitiva los dos primeros grupos de acciones se refieren claramente a conductas peligrosas que el legislador ha querido punir y de esa forma también evitar. Son dos supuestos de delitos de peligro y que como sostuviéramos en otras oportunidades quedan englobados dentro del grupo de delitos que protegen la fe pública. La ocurrencia de la conducta delictiva amenaza la fe pública, allí está su lesividad. No requiere de un perjuicio económico comprobable. El legislador ha valorado a las marcas como herramienta para facilitar el intercambio de bienes y servicios y ha tipificado un delito cuando dichas marcas se falsifiquen, pues considera que ello podría hacer peligrar el comercio o al menos, lo dificultaría.

Tampoco la norma distingue al autor. No importa si el falsificador es una gran organización o un pequeño comerciante respondiendo al pedido de una organización mayor. La mera falsificación es delito.

Los delitos de peligro son en sí mismos supuestos de tipos penales en los que la mera comprobación de la conducta condiciona la afectación del bien jurídico. Lo que se castiga no es lo que pudiera haber ocurrido, no se trata de castigar una mera probabilidad de ocurrencia de un evento dañoso, sino que lo que se castiga es que la conducta es intrínsecamente peligrosa. Lo que desvalora el legislador es la conducta peligrosa, no lo que pudo haber ocurrido, a partir de ella. (1)

 

La fe pública no está constituida por cualquier forma de confianza de un particular en otro particular sino que es la fe sancionada por el Estado, la fuerza probatoria atribuida por él a algunos objetos o signos o formas exteriores (2). y que se trata claramente de un delito de peligro que no requiere para su consumación daño económico alguno.

El Estado considera que el comercio es fundamental en nuestra sociedad y para ello dicta leyes que lo protejan de conductas que lo dificultarían. Además de la ley de marcas y su protección penal tenemos leyes como la de lealtad comercial, de defensa de la competencia, de protección al consumidor, todas las que de una forma u otra buscan proteger al comercio y su transparencia.

Y en el caso particular de las marcas, el interés del Estado además se vislumbra por la instrumentación de un procedimiento administrativo para su concesión. Este procedimiento administrativo culmina con un acto administrativo de carácter particular (la concesión de la marca), por el cual se dictamina que la marca se ajusta a la ley de marcas y que su titularidad corresponde a quien la solicita para lo que además se inscribe en un registro público.

La marca es protegida y defendida por el Estado como vehículo de información (sea que promueva el producto o lo descalifique por el mensaje que finalmente le llegue al consumidor), al igual que el dinero lo es como vehículo de valor. El Estado no quiere que el signo como vehículo pueda ser falsificado o usado sin autorización con las consecuencias que ello pueda tener para el mensaje o para la facilidad de su transmisión.

La fe pública protege la confianza general en la autenticidad y veracidad de las marcas como medios indispensables para que aquéllas cumplan debidamente sus finalidades jurídicas (3)

Por ello sólo es necesario que la falsificación sea apta para desvirtuar en cualquiera la confianza que el signo merece.

Sin embargo para que la falsedad se consume no es necesario que llegue a lesionarse ese interés ulterior protegido por el delito de peligro, sino que basta con su mera puesta en peligro. La lesividad no se relaciona con otro bien sino con el único protegido por el propio tipo: la fe pública y el peligro de que sea dañada.

Es decir que el concepto de fe pública debe ceñirse al amparo, como primer objetivo, de los signos e instrumentos convencionales que el Estado impone o protege (como son la moneda, los sellos, las marcas y todos los signos en general de los instrumentos públicos), más allá de que pueda o no existir daño patrimonial. El daño podrá eventualmente existir y así servir de prueba para demostrar que la falsificación no era burda y que mucha gente fue engañada, pero jamás para exigirla como un elemento del tipo asociándola al presupuesto de lesividad.

Ahora bien, los incisos c y d referidos a la venta o puesta en venta forman parte del mismo grupo de delitos tipificados por la ley 22.362 y como ya dijimos tienen la misma pena que éstos. Por otro lado no se requiere el acto de venta en el primer supuesto sino la mera “puesta en venta”. La venta o comercialización es otra conducta descripta por el tipo pero tampoco podría argüirse que requiere del perjuicio, en tanto está dentro del mimo inciso y tiene la misma pena que la mera “puesta en venta”. Es decir que nuevamente estamos ante un delito de peligro y no importa el daño patrimonial del titular de la marca o el engaño del consumidor.

Todas estas conductas deben originar una falsedad “idónea para engañar la fe pública”, es decir, para suscitar un juicio erróneo en un número indeterminado de personas, y no sólo en casos particulares, como podrían ser ejemplos de negligencia o defectos de condiciones del sujeto pasivo.

Por ello, pueden ser entendibles aquellos fallos que sobresean a los autores de conductas en que la falsificación sea burda, por los motivos que fueren (sea por la forma del signo o por el entorno en el que se lo exhibe o trabaja), en tanto la idoneidad de la imitación o falsificación es una exigencia del tipo.

Esperemos que estas líneas puedan servir para unificar los criterios de interpretación existentes y para desterrar el peligro de derogación del delito de venta de marca falsificada que es una herramienta más para proteger la transparencia del comercio.

(1) Delitos de peligro y principio de lesividad, María Angeles Ramos y Sebastián Zanazzi, en http://www.catedradeluca.com.ar/MATERIAL/Delitos%20de%20peligro%20abstracto/Ramos,%20Mar%C3%ADa%20%C3%81ngeles%20y%20Zanazzi,%20Sebasti%C3%A1n.%20Delitos%20de%20peligro%20y%20el%20principio%20de%20lesividad.pdf

(2) Pessina, citado por Sebastián Soler, obra citada, t. V, p. 306.

(3) Creus, Carlos, Falsificación de documentos en general, Ed. Astrea de Alfredo y Ricardo Depalma S.R.L., 2ª edición actualizada, Capital Federal, p. 2.

 


 

Información Relacionada

Voces: DERECHO INDUSTRIAL ~ PROPIEDAD INDUSTRIAL ~ MARCAS ~ DELITO MARCARIO ~ FALSIFICACIÓN DE MARCAS ~ DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Despenalización de la fabricación marcaria. Adiós a las marcas2017-05-03T14:59:41+00:00

Comentario a la resolución 117/2014 del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial

Autor: Castrillo, Carlos V.
Publicado en: ADLA2014-25, 77
Cita Online: AR/DOC/2783/2014


 

La norma encontraría su fundamento normativo, conforme así se expresa, en las leyes de Patentes (24.481), Marcas (22.362) y el decreto ley sobre Modelos y Diseños Industriales (6673/1963) las que se refieren en su articulado a los contratos de licencia de los derechos por ellas protegidos. Estas normas no hacen mayores aclaraciones respecto de los contratos de licencia lo que resulta lógico en tanto tales acuerdos están dentro del ámbito de libertad de los contratantes (art. 1197 del Cód. Civil).

También se cita a la ley 22.426 sobre Transferencia de Tecnología la que efectivamente prevé la inscripción de la transferencia, cesión o licencia de tecnología, patentes, modelos y diseños industriales o marcas celebrados entre sujetos de derecho con domicilio en el país, como así también, desde personas físicas o jurídicas con domicilio en la República Argentina, hacia sus similares domiciliados en el extranjero (art. 1º), pero como veremos, con un efecto distinto al pretendido por esta resolución.

En definitiva, con esta resolución, se pretendería que todo sujeto de derecho, esté domiciliado en el país o en el extranjero pueda acceder al registro para inscribir contratos relativos a estos derechos y que de ello puedan surtir ciertos efectos jurídicos que conforme veremos serían bastante más limitados que lo que aparentemente parece sostener la norma en sus considerandos.

Es que esta resolución no podría jamás equipararse a la ley 22.426 por su distinta naturaleza (ley contra resolución) y su distinto ámbito de aplicación, conforme veremos a continuación, con lo que jamás podría servir de base para lograr sus mismos efectos.

Recordemos que la ley 22.426 nace con el objetivo de fomentar la transferencia de tecnología y de crear una base de datos que comprendiera a los contratos que tenían como objeto dicha transferencia de tecnología.

Ello se complementaba además con incentivos fiscales creados por ley (impuesto a las ganancias, título V).

Se hacía y se hace pues necesario registrar los contratos y hasta a veces lograr su aprobación para poder gozar de estos beneficios fiscales. La no aprobación y/o la no inscripción no invalidan los acuerdos entre las partes pero impiden gozar de los beneficios fiscales previstos.

Nada de esto es posible con esta resolución, primero porque la ley de impuesto a las ganancias no se refiere a los beneficiarios locales de las licencias de estos derechos, como sí lo hace respecto de los beneficiarios del exterior en los arts. 91, 92 y 93 de la misma y en segundo lugar porque tal beneficio, hoy no existente, tampoco podría ser suplido por una eventual futura resolución, lo que por tratarse de una cuestión de cargas públicas es de competencia del congreso y no del presidente del INPI.

Es decir que, a diferencia del impulso que genera al beneficiario del exterior el registro de un contrato en el INPI, esta ampliación no tendría sentido fiscal para los beneficiarios locales cuando el objeto de los contratos fueren derechos de propiedad intelectual.

La segunda cuestión se podría referir a la eventual oponibilidad del contrato a terceros, extremo esbozado en los considerandos.

Aquí habría que diferenciar a los contratos cuyo objeto sea la transferencia de derechos de propiedad industrial de aquéllos que tenga por objeto derechos personales sobre los mismos.

Respecto de los primeros hoy existe un registro de transferencias de tales derechos en cada sector (patentes, modelos y diseños industriales, marcas) el que se peticiona mediante una solicitud de transferencia la que debe estar firmada por ambas partes y certificada la firma del transmitente. El derecho de propiedad se inscribe a favor de su peticionante previa comprobación de no existir inhibiciones o gravámenes inscriptos en el registro respecto del derecho a transferir. Tal petición puede o no ir acompañada del contrato que la causa, y de existir se agrega al expediente de la marca, patente, modelo o diseño industrial y queda archivada en él. Es decir que respecto de estos actos de transferencia de derechos, hoy ya existen registros. En estos mismos registros se inscriben además los gravámenes reales que pesen sobre estos bienes, como así también los embargos u otras medidas que decrete la justicia y inhibiciones generales que puedan pesar sobre sus titulares.

Respecto de otros derechos personales (no reales) que puedan ser objeto de un acuerdo, como podría serlo la una licencia, el registro no podría tener efectos de oponibilidad tal como esbozan los considerandos.

Es de destacar que una licencia es un derecho personal, no real, y solo será oponible entre las partes contratantes, no pudiendo perjudicar a terceros (art. 1195 del Cód. Civil).

La pretensión de que un contrato que verse sobre una licencia de derechos de propiedad industrial, por su mera inscripción en un registro, sea oponible a los terceros, significaría modificar la naturaleza jurídica de este derecho personal para convertirlo en un derecho real, el que por disposición del art. 2502 del Cód. Civil sólo puede ser creado por una ley.

Justamente, la gran diferencia entre los derechos reales y los personales es la oponibilidad erga omnes en los primeros contra la oponibilidad limitada a las partes contratantes en los segundos y sin perjuicio del derecho excepcional de tercero de aprovechar las estipulaciones hechas en su favor.

Difícilmente podría, quien inscribe un contrato en el INPI que verse sobre licencias, pretender que el mismo le sea oponible a terceros que no lo han firmado.

¿En qué consistiría a nuestro criterio el limitado beneficio entonces de este registro?

Quien inscriba su contrato logrará que el mismo tenga fecha cierta y que pueda considerarse protegido frente a la posible pérdida o extravío (esto último tampoco puede garantizarse). Por otra parte los terceros podrán indagar acerca del derecho sobre el que pretenden contratar cuando contratos con tal objeto correspondieran al mismo titular del derecho y estuvieran registrados, sin poderles ser opuesta cuestión alguna objeto de dicho contrato.

Un antecedente análogo al presente registro puede encontrarse en la ley 11.723 (de Propiedad Intelectual), la que en su art. 66 dispone la inscripción de todo contrato vinculado con una obra de propiedad intelectual. Dicha inscripción se realiza ante la Dirección Nacional de Derechos de Autor y sirve, conforme a la propia Dirección reconoce, como medio idóneo de prueba de la existencia del contrato en cuestión.

 


 

Información Relacionada

Voces: DERECHO INDUSTRIAL ~ PROPIEDAD INTELECTUAL ~ PATENTE DE INVENCIÓN ~ MARCAS ~ DISEÑO INDUSTRIAL ~ MODELO INDUSTRIAL ~ USO DE LA MARCA ~ CESIÓN DE LA MARCA ~ CESIÓN DE LA PATENTE DE INVENCIÓN 

Comentario a la resolución 117/2014 del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial2017-05-03T15:00:07+00:00

¿Una tímida condena a daños punitivos en el ropaje de daños y perjuicios?

Autor: Castrillo, Carlos V.
Publicado en: RCyS2013-VIII, 135
Cita Online: AR/DOC/2127/2013


 

Sumario: I. Introducción.- II. Hechos y consideraciones preliminares.- III. Fundamentos para invalidar la supuesta existencia de daños y perjuicios.- VI. El fallo visto desde otra perspectiva: el daño punitivo.

I. Introducción

En el fallo comentado la Cámara condena a la demandada a pagar la suma de $ 25.000 en concepto de supuestos daños y perjuicios por el uso no autorizado de varias marcas de la actora.

Conforme explicaremos en las próximas líneas consideramos que la condena en daños y perjuicios no corresponde sino ante la existencia de daños probados o cuya presunción de ocurrencia sea tal que no genere duda al respecto, lo que no es, a nuestro juicio, el supuesto de autos.

Sin embargo, es cierto que este tipo de conductas no puede alentarse, y ello ocurriría si no existiese un obstáculo disuasivo, que destruyendo la ecuación económica perseguida por el infractor, dificulte que estas conductas se repitan.

Creemos que la sentencia comentada es, en el fondo, una clara y reiterada, aunque tímida, condena al pago de “daños punitivos”, o multas disuasivas, cuya aplicación analógica podemos observar en el fuero desde hace algunos años pese a que paradójicamente se haya afirmado que tal instituto era ajeno a nuestro derecho (1).

Falta que la Cámara (ahora que el instituto ha sido finalmente admitido expresamente en nuestro derecho) (2) tome la iniciativa de aplicarlo pretorianamente al derecho marcario, llamando a las cosas por su verdadero nombre y dándole a esta herramienta la entidad que le corresponde como factor disuasivo en la reiteración de hechos no deseados.

Por otro lado no puede dejar de considerarse que las infracciones marcarias normalmente afectan al consumidor, por lo que la aplicación de una condena disuasiva analógicamente al daño punitivo no resultaría extraña, arbitraria o alejada de contexto.

II. Hechos y consideraciones preliminares

En el fallo que comentamos la firma francesa Louis Vuitton Malletier demandó al señor Jacobo Adolfo Beraja para que se lo condenara a cesar en el uso de todas las marcas, emblemas y demás medios de identificación que eran de ella, y a pagar los pertinentes daños y la publicación del fallo favorable.

El juez de primera instancia admitió la demanda, con costas, condenando, entre otras cuestiones, a la demandada a pagar $ 25.000 en concepto de daños y perjuicios por el uso indebido de las marcas de Louis Vuitton Malletier con más intereses, desde el 3 de noviembre de 2006, a la tasa que el Banco de la Nación Argentina percibe en sus operaciones de descuento a treinta días.

El delito estaba probado en sede penal, por lo que de acuerdo a lo establecido el artículo 1102 del Código Civil, dicha condena se tornaba irrevisable en sede civil.

A partir de ello, e invocando doctrina extranjera en cuanto a que la violación del ius prohibendi acarrea el deber de resarcir (3), la Cámara confirma el fallo de primera instancia, concluyendo que es al demandado a quien le incumbe argumentar y probar las circunstancias excepcionales que permitan apartarse de ese principio, extremo este que no se daría en la especie.

La Cámara considera también la existencia de un daño emergente, entendido como la inversión que deberá hacer efectiva el dueño para recomponer el deterioro de su marca (4), hecho que no se funda en prueba y no dejaría de ser hipotético.

También se denuncia un lucro cesante, que según la Cámara puede medirse ponderando el beneficio obtenido por el demandado o estimando el precio de la licencia que debería haber erogado el infractor. Sin embargo, no se fundan estos extremos en prueba que demuestre que la actora otorgaba licencias y/o que la demandada había vendido a un público que, de no existir la infracción, hubiesen representado ventas para la actora.

Pese a que no compartimos los criterios jurídicos utilizados por la Cámara para formarse una convicción del daño, reconocemos que no se puede alentar la infracción marcaria y ello ocurriría toda vez que quien delinque marcariamente pueda lucrar con el delito sin que exista remedio jurídico para que dicho lucro le sea quitado.

Creemos que antes que una reformulación del instituto de daños contrario a lo previsto en nuestro código civil, sería preferible una aplicación pretoriana del daño punitivo, hoy vigente en nuestro derecho del consumidor.

III. Fundamentos para invalidar la supuesta existencia de daños y perjuicios

Como mencionábamos, la Cámara invoca la violación del ius prohibendi como fundamento para presumir la existencia daños y perjuicios.

Luego, y conforme otros presupuestos (ganancias obtenidas, valor de una licencia), es que da contenido económico al daño hipotético que presumió existente.

Contrariamente a la que sostiene la Cámara, la mera violación de una prohibición no causaría, de por sí, un perjuicio.

En efecto, existen muchas situaciones en la vida real en que la violación de una norma no genera perjuicio más allá de que, quien tenga derecho a exigir la adecuación de la conducta a la norma, esté legitimado para actuar y evitar que la infracción se repita.

Imaginemos el supuesto de un titular de un derecho de propiedad sobre un campo de miles de hectáreas en la Patagonia. Nadie discutiría que el propietario de dicho derecho real puede ejercer su ius prohibendi respecto de cualquier tercero que, transponiendo los límites de su propiedad, la recorriera, cruzara o se asentara. Sin embargo, otra cuestión será afirmar y luego acreditar que tal tercero, al cruzarlo, recorrerlo o asentarse ha generado daños y/o perjuicios como consecuencia de la violación del ius prohibendi del titular.

Y la mención de miles de hectáreas y la Patagonia no dejan de ser útiles para la comparación…. ¿Qué podría significar para su titular el uso no autorizado de las marcas Louis Vuitton por un incipiente infractor en el país del fin del mundo?

Otro supuesto: un consorcio de propietarios de un inmueble que se rige por su reglamento de copropietarios descubre que uno de los copropietarios ha hecho una construcción prohibida en una zona común de uso exclusivo. Más allá del derecho a obligar al infractor a destruir la obra y volver las cosas a su estado anterior con las correspondientes costas, ¿Existiría daño emergente? No creemos.

¿Y qué decir de los delitos de peligro?. Pensemos en el sujeto que es descubierto falsificando y hasta poniendo en circulación moneda falsa (art. 283 del CP)… Supongamos que ha obtenido pingües ganancias como consecuencia de ello. Es muy probable que haya condena penal pero, ¿será posible condenarlo civilmente por daños y perjuicios si previamente no se individualizan los damnificados y éstos exigen una reparación? ¿Cuál sería el fundamento que podría tener el Estado para demandarlo civilmente y hacerse de los beneficios por éste obtenidos? Alguien podrá insinuar el instituto penal de la confiscación, pero ya estaríamos fuera del instituto de los daños y perjuicios y ello sería objeto de otro análisis (5).

¿Cuál sería el perjuicio existente frente a la infracción de una marca registrada, no usada y de mero carácter defensivo, pese a existir violación del ius prohibendi?

En todos estos ejemplos, así como en la sentencia comentada, se ha violado una norma jurídica o particularmente el “ius prohibendi”, sin embargo no se podría afirmar que haya habido perjuicio, aún cuando el infractor haya podido lucrar.

Y lo verificado no es una anomalía, es justamente lo que el código civil tiene presente cuando exige un daño concreto para que un ilícito sea punible civilmente.

En este sentido el artículo 1067 establece que “No habrá acto ilícito punible para los efectos de este código, si no hubiese daño causado, u otro acto exterior que lo pueda causar, y sin que a sus agentes se les pueda imputar dolo, culpa o negligencia”.

En otras palabras, el propio código admite la posibilidad de que exista de un ilícito —lo que podría dar lugar al auxilio de la fuerza pública para evitar que el ilícito se siga cometiendo— y a la la vez no se presuma la existencia de daños, contrariamente a lo sostenido por la Cámara.

En el derecho de daños, y dentro del ámbito extracontractual, si bien el ilícito es el presupuesto básico para que a partir de su existencia se pueda analizar si se han producido daños indemnizables, solo mediando la comprobación de éstos es que se tornaría viable el resarcimiento si además la conducta del autor puede calificársela subjetivamente como dolosa, culpable o negligente (art. 1067 ya indicado).

Excepcionalmente el código prescinde de la calificación subjetiva y relaciona el ilícito y el daño desde una perspectiva objetiva (art. 1113 del CC).

Por su parte, si bien el art. 165 del Cód. Procesal faculta a los jueces a fijar la indemnización ello es a condición de que la existencia del perjuicio esté legalmente comprobada y no meramente presumida por la ocurrencia del ilícito.

Es decir que para la existencia de una condena en daños se precisa de un dato jurídico objetivo (el ilícito), un dato fáctico objetivo (el daño) y un nexo subjetivo o excepcionalmente objetivo entre el daño y el ilícito cuya racionalidad y alcance está correctamente previstos en los artículos 901 a 906 del CC (6). En autos no hay prueba del daño, sino meras conjeturas al respecto.

Existe hoy en día una confusión muy generalizada que identifica el daño con el ilícito, no solo en el extranjero, sino que también ha sido recogida por la jurisprudencia, como vimos, y por alguna doctrina (7).

Nuestra Corte Suprema de Justicia en su sentencia de 18 de diciembre de 2008, exp: 88001-3103-002-2005-00031-01, ha sido muy clara en cuanto a la independencia del daño como elemento estructural de la responsabilidad civil:

“De suyo, que si el daño es uno de los elementos estructurales de la responsabilidad civil, tanto contractual como extracontractual, su plena demostración recae en quien demanda, (la bastardilla), salvo las excepciones legal o convencionalmente establecidas, lo que traduce que, por regla general, el actor en asuntos de tal linaje, está obligado a acreditarlo, cualquiera sea su modalidad, de donde, en el supuesto señalado, era —y es— imperioso probar que el establecimiento producía utilidades, o estaba diseñado para producirlas en un determinado lapso de tiempo, sin que este último caso, pueda confundirse con el daño meramente eventual o hipotético, que desde ningún punto de vista es admisible”.

El argumento de la dificultad que pueda existir para delinear con precisión los contornos económicos del perjuicio experimentado (causa nº 6.121/02 cit. causa nº 11.007/04) tiene que partir de la convicción de la existencia del daño, y no de su presunción por la ocurrencia del ilícito.

Ya vimos que no puede sostenerse que exista lucro cesante por la falta de pago de regalías cuando el titular de la marca no otorga licencias como tampoco ventas perdidas cuando el titular jamás vendería en los mercados y a los precios que se vende normalmente la mercadería el infractor. Finalmente, el daño a la imagen de la marca, en la entidad de las infracciones aquí discutidas es directamente imposible. Es como sostener que, más allá de la prohibición y multas que puedan existir, el arrojar en forma aislada, una lata vacía a un río, produzca por este solo hecho daño en el medio ambiente.

Ricardo J. Papaño, en un meditado y profundo artículo (8) al que adherimos, niega que en materia marcaria exista un sistema autónomo de responsabilidad civil en el que se pueda prescindir de la debida justificación de uno de sus presupuestos (el daño), y que tal sistema (marcas) no siendo autónomo pueda prescindir de su remisión a las normas generales del Código Civil.

IV. El fallo visto desde otra perspectiva: el daño punitivo
Creemos que la Cámara no equivoca su camino al condenar sino que lo equivoca cuando intenta fundamentar la condena en supuestos daños y perjuicios hipotéticos, lo que además la limitan en su capacidad para fijar una condena más alta, desde que no se puede cuantificar lo hipotético y no existente sin caer en grave arbitrariedad.

Ahora, si en cambio de ello, la Cámara aplicara por analogía un instituto ya existente en nuestro derecho (Derecho de Defensa del Consumidor) como así también en otras áreas, si consideramos su naturaleza disuasiva (9), la condena podría ser mucho más gravosa para el infractor y consecuentemente mucho más efectiva como herramienta disuasiva (10).

En efecto, si consideramos al daño punitivo como un instituto cuyo fin es disuadir la comisión de ciertos hechos, no queridos, a través de la destrucción de la ecuación económica que los alienta, la condena impuesta por la Cámara en éste y en otros antecedentes son justas y valiosas.

En este sentido considerar la ganancia o el precio de una regalía como marco para fijar una multa, serían algunos mecanismos lógicos para valuar la condena que tenga por objetivo disuadir la repetición del ilícito. Al pagarse una regalía ficta (que además debería ser más cara que la existente en el marco contractual) el infractor perdería la diferencia de ganancia y hasta tendría mayores costos que un licenciado autorizado. Si por otro lado la condena considera las ganancias por la infracción cometida, la condena debería tener una magnitud suficiente como para afectar la ecuación económica que alienta la infracción marcaria, obstaculizándose así su repetición.

Obviamente estas no debieran ser los únicos fundamentos para fijar el valor de las condenas disuasivas en analogía al daño punitivo. En algunos supuestos puede no ser un mecanismo idóneo el de proceder a la fijación de una regalía ficta, cuando el titular de marcas no otorga regalías, o no lo haría respecto del demandado. Lo mismo si la condena que considera las ganancias no lo hace en tal magnitud que sirva para destruir la ecuación económica del infractor.

Como ya dijimos, no desconocemos que la Cámara en numerosos fallos se ha ocupado de mencionar que los daños punitivos eran extraños a nuestro sistema de responsabilidad civil (11), pero dicho argumento ha perdido vigencia desde la sanción del artículo 52 bis incorporado por ley 26.361 a la ley 24.240 en abril de 2008 y la Cámara tendría nuevos fundamentos para tomar una iniciativa pretoriana, con posibilidad de ser mucho más severa y eficiente en su actuar, a la vez que corregiría un rumbo que desde nuestra perspectiva no es acertado y solo serviría para confundir en lo que hace a la interpretación del instituto civil de daños y perjuicios.

(1) Entre otros: Cienfuegos S.A. C/Distrisega S.A. s/nulidad de marca Causa N° 8749/99 DistriseGA S.A. c/Cienfuegos S.A. s/cese de uso de marcas. daños y perjuicios Causa N° 8804/99 CCCF, Sala II 15/03/10.González, Jorge Alberto c/Pesoa, Enrique s/cese de uso de marca Causa N° 4262/91 González, Jorge Alberto C/Rey, Guillermo Raúl s/caducidad de marca Causa N° 4133/92 Radio Emisora Cultural S.A. c/González, Jorge Alberto S/cese de oposición al registro de marca Causa N° 22.464/96 CCCF, Sala II 24/07/08.Faber S.A.C.I. c/Industrias Spar San Luis S.A. y otro s/cese de uso de marcas, daños y perjuicios Causa N° 7681/00 CCCF, Sala, I 6/3/07.

(2) Decimos “expresamente” pues desde la perspectiva analizada en el artículo titulado “Un dictum justo y un obiter disparador del análisis”, RCyS, febrero 2010, Año XII, N° 2, p. 138, citado infra en 10, consideramos que la disuasión como herramienta jurídica está presente en nuestro derecho en diversos institutos aunque sin denominarse daño punitivo, nos referimos a los derechos de importación, las multas automáticas en derecho tributario, la indemnización por despido arbitrario, la correspondiente a la mujer embarazada, las cláusulas penales, las astreintes, etc.

(3) Fernández Novoa, C. “Tratado sobre derecho de marcas” Marcial Pons, Madrid-Bacelona, 2004, pág. 503.

(4) Bertone, Luis – Cabanellas de las Cuevas, Guillermo “Derecho de marcas” Heliasta, 2003, tomo 2, pág. 227, nota 652 y pág. 228.

(5) Confiscación sobre el producto indirecto del delito en el sistema de prevención del lavado de activos Leandro Tadeo Fernández* http://www.derecho.uba.ar/publicaciones/pensar-en-derecho/revistas/1/confiscacion-sobre-el-producto-indirecto-del-delito-en-el-sistema-de-prevencion-del-lavado-de-activos.pdf

(6) Art. 901. Las consecuencias de un hecho que acostumbra suceder, según el curso natural y ordinario de las cosas, se llaman en este código “consecuencias inmediatas”. Las consecuencias que resultan solamente de la conexión de un hecho con un acontecimiento distinto, se llaman “consecuencias mediatas”. Las consecuencias mediatas que no pueden preverse se llaman “consecuencias casuales”.Art. 902. Cuando mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos.Art. 903. Las consecuencias inmediatas de los hechos libres, son imputables al autor de ellos.Art. 904. Las consecuencias mediatas son también imputables al autor del hecho, cuando las hubiere previsto, y cuando empleando la debida atención y conocimiento de la cosa, haya podido preverlas.Art. 905. Las consecuencias puramente casuales no son imputables al autor del hecho, sino cuando debieron resultar, según las miras que tuvo al ejecutar el hecho.Art. 906. En ningún caso son imputables las consecuencias remotas, que no tienen con el hecho ilícito nexo adecuado de causalidad.

(7) Carlos Otavio Mittelman, Daños derivados de infracciones a marcas y patentes, en http://www.obligado.com.ar/pdfs/resp_por_danos_derivados_de_infracciones_a_marcas_y_patentes.pdf

(8) Uso indebido de marca o designación y responsabilidad civil, Papaño, Ricardo J. Publicado en: LA LEY, 1994-A, 505 Responsabilidad Civil Doctrinas Esenciales, Tomo III, 883 Fallo Comentado: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, sala B (CNCiv.) (Sala B) – 1991/08/20 – Lincoln Hotel S. A. c. Aries Cinematográfica Argentina.

(9) Ver supra nota 2.

(10) Para una profundización sobre la naturaleza del daño punitivo de acuerdo a nuestra postura ver Castrillo, Carlos V. “Daño punitivo: un dictum justo y un obiter disparador del análisis”, RCyS, febrero 2010, Año XII, N° 2, p. 138.

(11) Entre otros:Cienfuegos S.A. c/Distrisega S.A. s/nulidad de marca Causa N° 8749/99 Distrisega S.A. c/Cienfuegos S.A. s/cese de uso de marcas. daños y perjuicios Causa N° 8804/99 CCCF, Sala II 15/03/10.González, Jorge Alberto c/Pesoa, Enrique s/cese de uso de marca Causa N° 4262/91 González, Jorge Alberto c/Rey, Guillermo Raul s/caducidad de marca Causa N° 4133/92 Radio Emisora Cultural S.A. c/Gonzáez, Jorge Alberto s/cese de oposición al registro de marca Causa N° 22.464/96 CCCF, Sala II 24/07/08.Faber S.A.C.I. c/Industrias Spar San Luis S.A. y otro s/cese de uso de marcas, daños y perjuicios Causa N° 7681/00 CCCF, Sala, I 6/3/07.


 

Voces: DAÑOS Y PERJUICIOS ~ DAÑO PUNITIVO ~ INTERPRETACIÓN JUDICIAL ~ MARCAS ~ USO DE LA MARCA ~ PRUEBA ~ DAÑO ~ DEFENSA DEL CONSUMIDOR ~ CONSUMIDOR ~ DELITO MARCARIO

Fallo comentado: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, sala III ~ 2012-12-27 ~ Louis Vuitton Malletier c. Beraja, Jacobo Adolfo s/cese de uso de marcas. daños y perjuicios 

¿Una tímida condena a daños punitivos en el ropaje de daños y perjuicios?2017-05-03T15:00:52+00:00

La fe pública como bien jurídico tutelado en la ley de marcas

Autor: Castrillo, Carlos V.
Publicado en: LA LEY 13/05/2013, 13/05/2013, 11 – LA LEY2013-C, 218
Cita Online: AR/DOC/1746/2013


 

En la causa comentada se imputa la comisión de los delitos tipificados en el art. 72 bis inc. d) de la ley 11.723 y 31 inc. d) de la ley 22.362 (Adla, 1920-1940, 443; XLI-A, 58), ambos en concurso ideal, por haber exhibido para la venta, la cantidad de 605 CD y DVD apócrifos en un puesto de diarios y revistas.

Focalizando este comentario desde el aspecto estrictamente marcario debemos admitir como premisa que de la prueba en el expediente surgiría que la falsificación es de poca calidad y no apta para engañar al público consumidor, por lo que el delito de falsificación, dada esta premisa, no podría considerarse tipificado.

De todas formas, la Cámara agrega como argumento obiter dictum que “cuando existen dimensiones considerables, giro comercial importante, efectos negativos apreciables, entonces no es posible descartar un perjuicio para el titular marcario” dejando como conclusión que pese a lo burdo de la falsificación o la pasividad del titular marcario se activaría la lesividad requerida por el tipo.

Y es aquí donde vislumbramos el equívoco incurrido. Explicamos por qué.

La Cámara invoca el principio de lesividad cuya existencia, reconocemos, es un presupuesto constitucional para la existencia de delito. En efecto, la norma crea el supuesto de conducta prohibida como garantía de legalidad, a lo que debe sumarse el requisito de lesividad como segundo presupuesto para que el delito exista. El problema es que la Cámara asocia el principio de lesividad en este supuesto con los perjuicios económicos sufridos por el titular de marca, demostrándose que, para la Cámara, el bien jurídicO tutelado por el art. 72 inc. 31 d) sería el patrimonio del titular de marca.

Ante todo queremos destacar que podemos compartir el decisorio en cuanto decreta la falta de mérito, y que la crítica que hacemos en nada modifica el fallo en cuanto a esta cuestión se refiere, pero debemos señalar que no es menor la distinta interpretación que del bien jurídico tutelado por la ley de marcas hace la Cámara y que tiene por consecuencia exigir al tipo más elementos para su configuración que los establecidos en la norma.

En efecto, la Cámara considera que el delito tipificado por la ley de marcas es un delito patrimonial (fraude) mientras que nosotros sostenemos, sobre la base de la lectura de la norma, que es un delito de peligro contra la fe pública (por falsificación de marcas).

La distinción no es meramente académica, ya que, como vimos, los requerimientos del tipo son distintos.

Es que los delitos de peligro son en sí mismos supuestos de tipos penales en los que la mera comprobación de la conducta condiciona la afectación del bien jurídico. Lo que se castiga no es lo que pudiera haber ocurrido, no se trata de castigar una mera probabilidad de ocurrencia de un evento dañoso, sino que lo que se castiga es que la conducta es intrínsecamente peligrosa. Lo que desvalora el legislador es la conducta peligrosa, no lo que pudo haber ocurrido; a partir de ella. (1)

En un comentario anterior a un fallo similar (LA LEY, 2010-B, 8) fallado por misma Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, sala II, 2009/11/10, “Bautista del Rosario, César Daniel”, hicimos la misma crítica aunque el comentario lo focalizamos en otro aspecto.

Allí decíamos que la fe pública no estaba constituida por cualquier forma de confianza de un particular en otro particular sino que era la fe sancionada por el Estado, la fuerza probatoria atribuida por él a algunos objetos o signos o formas exteriores. (2) y que se trataba claramente de un delito de peligro que no requería para su consumación daño económico alguno.

Recordábamos que las marcas registradas surgen como tales luego de un proceso en un registro público del Estado Nacional a cargo de una entidad autárquica como es el INPI, previa publicación y posibilidad de que los terceros puedan oponerse a ella, existiendo además un control estatal que le permite a éste objetar su registro. (3)

Es decir que una marca registrada es un signo que goza de la garantía estatal, de la fe estatal.

La fe pública protege la confianza general en la autenticidad y veracidad de las marcas como medios indispensables para que aquéllas cumplan debidamente sus finalidades jurídicas. (4)

Por ello sólo es necesario que la falsificación sea apta para desvirtuar en cualquiera la confianza que el signo merece y no siendo apta, entonces sí podemos coincidir con la declaración de falta de mérito dictada por la Sala en casos similares al tratado.

En efecto, el delito debe originar una falsedad “idónea para engañar la fe pública”, es decir, para suscitar un juicio erróneo en un número indeterminado de personas, y no sólo en casos particulares — como podrían ser ejemplos de negligencia o defectos de condiciones del sujeto pasivo.

Es aquí donde ciertas características del hecho (falsificación burda) verificados por la Cámara se tornan fundamentales para demostrar que los elementos del tipo no se dan y que la falsificación no ha existido. Si efectivamente la impresión de la marca es rudimentaria y la falta de autenticidad claramente visible, entonces no hay engaño al consumidor, quien compraría sabiendo que la marca no es auténtica y motivado por otros fines.

Ahora bien, también reconocemos que toda alteración de verdad, no es un fin en sí mismo. Nadie falsifica para lograr la admiración por su obra sino para causar ulteriores lesiones.

Por eso, si bien la falsificación es una forma de defraudación y, por ende es un medio para ofender determinados intereses; contrariamente a lo que pueda suponerse, para que la falsedad se consume, no es necesario que llegue a lesionarse ese interés ulterior, sino que basta con su mera puesta en peligro. La lesividad no se relaciona con otro bien, sino con el único protegido por el propio tipo: la fe pública y el peligro de que sea dañada.

Es decir que el concepto de fe pública debe ceñirse al amparo, como primer objetivo, de los signos e instrumentos convencionales que el Estado impone o protege (como son la moneda, los sellos, las marcas y todos los signos en general de los instrumentos públicos), más allá de que pueda o no existir daño patrimonial. El daño podrá eventualmente existir y así servir de prueba para demostrar que la falsificación no era burda y que mucha gente fue engañada, pero jamás para exigirla como un elemento del tipo asociándola al presupuesto de lesividad.

Si la falsificación es de alta calidad e idónea para engañar —dice la ley—, el delito se produce por la puesta en venta ni siquiera venta. Es decir que la propia ley no exige que se haya producido perjuicio económico. (5)

Sí en cambio, la ley exige una falsificación o al menos una imitación fraudulenta; o sea, una imitación que pueda generar engaño y que como tal afecte la fe pública en este signo.

La distinción hecha no es banal. Si el daño fuera un requisito del tipo, se llegaría al absurdo de tenerse que sumar la prueba de éste, para la correcta tipificación del delito. Una mera presunción de daño no sería una forma correcta para tipificar un delito y condenar al imputado, en tanto sería violatoria de la presunción de inocencia establecida por nuestra Constitución Nacional.

Llegaríamos al extremo de que en todos estos procesos se requeriría la presencia del damnificado (consumidor o industrial), debiéndose además lograr certeza en cuanto a que la falsificación ha producido daño. Todos sabemos cuán difícil es demostrar el daño en lo que al uso indebido de marcas se refiere, además de que la falsificación de un producto no necesariamente produce perjuicio en el titular de marca, sobre todo cuando la marca falsificada se vende a otro público consumidor.

Por ello, siguiendo la máxima de interpretación que reza, “no distinguir donde la ley no distingue”, no correspondería considerar como requisito del tipo penal marcario establecido en el art. 31 inc. d) de la ley 22.362 a la prueba del perjuicio como presupuesto de lesividad, en tanto, como ya vimos, la lesividad subyace en el peligro que representa dañar la fe pública, sin perjuicio de que esta prueba de daño pueda ser considerada fundamental a los efectos de valorar la entidad de la falsificación o de la imitación fraudulenta.

Especial para La Ley. Derechos reservados (Ley 11.723).

(1) RAMOS, María Angeles y ZANAZZI, Sebastián, Delitos de peligro y principio de lesividad, en http://www.catedradeluca.com.ar/MATERIAL/Delitos%20de%20peligro%20abstracto/Ramos,%20Mar%C3%ADa%20%C3%81ngeles%20y%20Zanazzi,%20Sebasti%C3%A1n.%20Delitos%20de%20peligro%20y%20el%20principio%20de%20lesividad.pdf

(2) PESSINA, citado por Sebastián Soler, obra citada, t. V, p. 306.

(3) Ley 22.362, art. 10 a 20.

(4) CREUS, Carlos, “Falsificación de documentos en general”, Astrea de Alfredo y Ricardo Depalma S.R.L., 2ª edición actualizada, Capital Federal, p. 2.

(5) Dice el 31 inc. d) de la ley 22.362. Será sancionado … al que: ponga en venta, venda o de otra manera comercialice productos o servicios con marca registrada falsificada o fraudulentamente imitada.


 

Información Relacionada

Voces: MARCAS ~ DELITO MARCARIO ~ DERECHOS DE AUTOR ~ FALSIFICACIÓN DE MARCAS ~ DISCO COMPACTO ~ PELÍCULA CINEMATOGRÁFICA ~ DELITO DE PELIGRO ~ TIPICIDAD ~ DELITOS CONTRA LA FE PUBLICA ~ BIEN JURÍDICO PROTEGIDO ~ FE PUBLICA ~ INTERPRETACIÓN DE LA LEY

Fallo comentado: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, sala I ~ 2013-02-27 ~ Castellano, Sergio Gabriel s/procesamiento y embargo

 

La fe pública como bien jurídico tutelado en la ley de marcas2017-05-03T15:01:43+00:00